10 sopas peruanas emblemáticas

Hicimos esta lista para empezar a calentarnos: 10 sopas (y sus recetas) que enorgullecen a todo peruano. Y tú, ¿cuáles agregarías a la lista?

buenazo

Escogimos 10 sopas entrañables de las cientos que conforman nuestro patrimonio sopero. Solo 10, en un mar de caldos y concentrados que nos abrazan cada vez que baja la temperatura. Las presentamos con sus recetas, para que las pruebes en casa con quien más quieras. Porque la sopa es sinónimo de amor. Y tú, ¿cuáles agregarías a la lisa?

1. Chupe de camarones

Es la sopa perfecta, o como diría El Corregidor en 1959: “¡Es la Venus de Milo del sopeo peruano!”. Este plato arequipeño que por lo general se sirve los domingos lleva un caldo hecho con las carcasas del crustáceo; un aderezo con ají panca, ajo y cebolla; arroz, papa amarilla, habas, choclo y arverjas; y se termina con queso fresco, huevo ponchado o frito, chorrito de leche y huacatay. Celestial. Prueba nuestra versión, y no olvides respetar la veda de camarón.

Es para muchos la mejor sopa peruana. Y tú, ¿qué opinas?   Es para muchos la mejor sopa peruana. Y tú, ¿qué opinas?

2. Menestrón

Hijo de la inmigración italiana (minestrone) y del hambre, esta sopa tiene, evidentemente, una menestra: frejol, y por qué no, garbanzos. Un caldo de carne —pecho— acoge papas amarillas, fideos canuto, zanahoria y choclo, apio y nabo, y a veces col (todo lo uno encuentre entre las sobras, le va bien, ese es su espítitu). Si en Italia o España es colorada, acá la servimos verde, con una crema de albahaca. Se corona con queso parmesano. Este es nuestra receta de menestrón.

buenazo.pe

3. Caldo de gallina

Es la sopa nacional, desde Tumbes a Tacna, y desde los 0 msnm, hasta los 5000 y pico. De hecho, hay locales que solo se dedican a prepararla, las 24 horas del día, los 365 días del año. El secreto: usar gallina criolla de corral, y un caldo eterno. Con papita amarilla, fideos largos finos, zanahoria, apio, ajo y jenbibre —el secretito—y huevo duro. Se termina con canchita, cebollita china, rocoto y limón. ¡Oh, sí! Es, sin duda, el caldo revitalizante por antonomasia. Prueba nuestra versión.

Si hay una sopa que une a todos los peruanos, ese es el caldo de gallina.    Si hay una sopa que une a todos los peruanos, ese es el caldo de gallina.

4. Parihuela

Este concentrado de mariscos es capaz de dejar secuelas. O te duermes o la sigues. El secreto: una base de caldo concentrado de choros (o de opescado). Como aderezo, la triada nacional: ajo, cebolla y ají, esta vez colorado y mirasol, y de yapa, tomate. Y todos los mariscos —choros, conchas, langostinos, lapas, palabritas y pulpo— que se te ocurran, incluyendo por supuesto, un enorme cangrejo (que también aporta al caldo). No lleva ni papa ni zanahoria, ni ningún vegetal disruptor. Puro potasio y fósforo. Al final: su yuyo, su ajicito y su limón. ¡Provecho! Ah: nosotros hicimos una receta.

La parihuela promete una tarde de duermevela que todos merecemos de cuando en cuando.   La parihuela promete una tarde de duermevela que todos merecemos de cuando en cuando.

5. Patasca

La sopa icónica de la región serrana. Ahí donde la altura y el frío nos entumecen los músculos y nos calan hasta el hueso, esta sopa es un abrazo maternal. El secreto es el caldo ligero de cordero, mondongo y patita: lo demás es el mote —maíz reventado— la cebolla picada y la hierba buena. Lo corona un señor rocoto y se le exprime un limón. Esta es nuestra versión.

Es el caldo serrano por antonomasia, con mote, cordero y mondongo.   Es el caldo serrano por antonomasia, con mote, cordero y mondongo.

6. Inchicapi

Del oriente su sopa, o más precisamente, el caldo de gallina amazónico, pero no es cualquier caldo: es un caldo de fiesta, celebratorio. El secreto de su saborcito, cómo no, lo da el mani. Todo empieza por un buen caldo de gallina —de verdad—, y se acompaña con su yuca y huevo frito. Prueba nuestra receta.

este caldo tiene todo los elementos que le dan identidad regional a la comida amazónica.   este caldo tiene todo los elementos que le dan identidad regional a la comida amazónica.

7. Sancochado

Es el único plato en el que se sirve el caldo por un lado, y las guarniciones por otro: el caldo es de res, pecho de preferencia, y se acompaña con col, choclo, camote, zanahoria, apio, nabo, papa, col. Hay locales que se disputan su supremacía, pero los consumidores dirán que prefieren el de su casa. Se sirve con salsas varias: cebolla, ajies, mostaza… Este es el nuestro.

Hay sancochados de campeonato. Pero siempre con su caldito al lado.   Hay sancochados de campeonato. Pero siempre con su caldito al lado.

8. Aguadito

Junto con caldo de gallina, es otro sustancioso caldo mañanero. Luego de una larga noche de fiesta, nada como un aguadito, sobre todo en casa, y si es de pavo navideño, mejor aun. El secretito está en el culantro, que esconde zanahoria picada, papita, arroz, pimiento, choclo y arverjas. Y si tienes algo más, éntrele. El aguadito es comunitario, nunca solitario. Este es nuestro aguadito de pavo y este el de pollo.

¿Aguadito? El de pavo, en especial en las fiestas de año nuevo, con los restos del pavo navideño.    ¿Aguadito? El de pavo, en especial en las fiestas de año nuevo, con los restos del pavo navideño.

9. Sopa wantán

La comunidad china nos ha dejado esta sopa, que para cualquiera es sinónimo de domingo familiar. Ligera, sabrosa, cálida. Rara vez, eso sí, la preparamos en casa. Hay quienes le agregan sillao, otros, limón. Y finalmente, quienes le agregan ambos. ¿Canchita? ¿Por qué no? ¿Cebollita china? ¡Fijo! La versión especial se hace con langostinos, chanchito y pollo. Como bueno. En buenazo.pe hicimos esta receta.

Esta sopa no es exclusiva del Perú, pero nuncfa falta en el chifita dominguero familiar.   Esta sopa no es exclusiva del Perú, pero nuncfa falta en el chifita dominguero familiar.

10. Shámbar

Para los trujillanos, este es un plato de lunes. Reponedor, calórico, con harto colágeno para aplacar los golpes del fin de semana. Lleva trigo, frejol y garbanzo, además de punta de pecho, gallina —o pollo—, panceta y chuleta, así como un aderezo de cebolla, ajo y ají amarillo. Espesita, contundente. Un plato de fondo en sí mismo que va con canchita, ají y limón. Prueba el nuestro.

Para empezar la semana con energía y la mente despejada, el shámbar trujillano.    Para empezar la semana con energía y la mente despejada, el shámbar trujillano.

Evidentemente, en esta salección de sopas y caldos peruanos nos faltan 10 más, 20, 30… Sí, somos una nación sopera, pero por algo se empieza. Y tú, ¿qué otras sopas incluirías?

Si te gustó esta nota, te recomendamos estas otras:

3 churros buenazos
video Buenazo de la semana
y su origen...
LOS 10 MEJORES TURRONES DE DOÑA PEPA DEL PERÚ
video Buenazo de la semana
Toma nota