7 consejos prácticos para ahorrar gas en la cocina

Con los precios del gas en alza, conviene tomar algunas precauciones para evitar más gasto. Toma nota de estos 7 consejos.

buenazo

En el Perú estamos acostumbrados a las cocinas a gas frente a otras opciones, como las eléctricas comunes o las de inducción. No se trata solo de una cuestión de costumbre, sino también de preferencias culinarias. Nada como el fuego para darle a nuestras preparaciones un toquecito ahumado... ¿Cómo hacer un buen saltado sin flambear? ¿Cómo "quemar" un ajicito para sacarle más sabor?¿O cómo preparar un chifa en wok con cocina eléctrica? Imposible.

En este contexto, obviamente, el balón de gas es un producto de primera necesidad en las cocinas peruanas y, dado que viene costando cada vez más, es necesario tomar algunas medidas para reducir su consumo. A continuación, cinco consejos para gastar menos gas, y proteger nuestro presupuesto

1. Revisa las conexiones de la cocina

Todos sueñan con una cocina industrial que nos bote un fuego potente y a presión, que nos permita hacer unos súper saltados; pero evidentemente, este sistema —usado sobre todo en restaurantes— consume más que una cocina doméstica, por lo que no nos queda más que optar por una cocina común. Pero además de escoger la cocina adecuada, tienes que fijarte que sus conexiones y la manguera estén en correcto estado —no olvides hacerle mantenimiento regularmente—, para que no haya fugas. Así que por precaución, cierra siempre la válvula luego de cada uso. 

Las cocinas industriales botan un fuego intenso, pero consumen más gas.    Las cocinas industriales botan un fuego intenso, pero consumen más gas.

2. Usa la hornilla adecuada

Sí, aunque parezca broma. No uses una hornilla pequeña para una olla grande, porque el fuego no se distribuirá de manera adecuada por su base y no se perderá energía por los bordes, que es lo que pasa cuando la hornilla es muy grande para la olla. Toma nota: olla pequeña, hornilla pequeña y viceversa.

Usar una hornilla pequeña para una olla grande hará que gastes más gas.    Usar una hornilla pequeña para una olla grande hará que gastes más gas.

3. Selecciona ollas apropiadas

Aunque no lo creas, una buena ollas te pueden ayudar a gastar menos gas. ¿Cómo? Pues porque hay materiales que conducen mejor el calor, como el acero inoxidable, por ejemplo. El barro, por el contrario, aunque tiene un resultado especial en cuanto a sabor, no es aliado de tu billetera. En el otro extremo está la olla a presión, que nos permite reducir el tiempo de cocción notablemente. Pero, en este caso, la mejor olla es la que no se usa: por ejemplo, ¿por qué hervir el agua en tetera si puedes usar el microondas, el hervidor eléctrico o tu freidora de aire

El acero inoxidable conduce mejor el fuego que las ollas de barro.    El acero inoxidable conduce mejor el fuego que las ollas de barro.

4. Cuida el nivel del fuego

Efectivamente, si usamos un fuego alto, probablemente cocinemos más rápido —porque habrá más temperatura—, pero hay muchos platos que no necesitan un fuego alto constante. Por eso, una vez que has alcanzado el punto de hervor, baja la llama para que se mantenga estable. Esto aplica especialmente para los guisos. Recuerda seguir las indicaciones de las recetas en cuanto a las temperaturas recomendadas. 

Mantener el fuego bajo para una cocción larga es mejor.   Mantener el fuego bajo para una cocción larga es mejor.

5. Apaga y tapa 

El truco consiste en dejar que el calor acumulado haga el trabajo. Esto se puede hacer con algunas preparaciones, como con el arroz, por ejemplo, o la pasta, que se pueden terminar de cocinar con la olla apagada y tapada. Claro, requiere algunas pruebas, pero funciona. También se aplica para algunos procesos de horneado, por ejemplo, como cuando haces un queque y dejas que termine de hacerse con el fuego apagado. 

El arroz es una preparación que puedes terminar con el fuego apagado y la olla tapada.   El arroz es una preparación que puedes terminar con el fuego apagado y la olla tapada.

6. Ten todo listo antes de empezar

Este paso, aunque parezca mentira, es uno de los más importantes en todo proceso de cocinar: tener todo a la mano, y no hacerlo al momento, nos ayuda a cocinar en menos tiempo. Especialmente para aquellas preparaciones que se hacen rápido, como el lomo saltado. ¡Palabra de cocinero!

Hay platos que se hacen en 5 minutos si tenemos todo listo a la mano.    Hay platos que se hacen en 5 minutos si tenemos todo listo a la mano.

7. Cocina siempre de más y guárda

De esta forma, puedes guardar lo que nos has comido en la refri o congeladora, y solo recalentar cuando lo necesites. Por eso también es importante pensar a futuro, especialmente con menestras, que se pueden congelar por largo tiempo. 

Congelar es la mejor forma de ahorrar.    Congelar es la mejor forma de ahorrar.

Y tú, ¿qué otro truco o tip conoces para ahorrar gas?

3 churros buenazos
video Buenazo de la semana
y su origen...
LOS 10 MEJORES TURRONES DE DOÑA PEPA DEL PERÚ
video Buenazo de la semana
Toma nota