La fórmula mágica para arreglar una olla quemada

Aprende cómo recuperar esas ollas que pensabas desechar. Hay soluciones caseras buenazas que puedes aplicar para dejarlas como nuevas y una que no tiene pierde.

buenazo

Las ollas y sartenes no son cualquier objeto que se pueda tirar al tacho como quien se deshace de comida sobrante. Son bienes preciados que pueden durar toda una vida, si son bien cuidados. Y en la vida de la batería de cocina, las quemaduras son manchas difíciles de erradicar si no se cuenta con las técnicas, instrumentos y productos adecuados. En esta nota aprenderás los secretos para resucitar esos viejos trastos que pensabas perdidos, o esa olla que tanto quieres y que pensabas que no tenía salvación.

Dentro o fuera de la olla, las quemaduras pueden solucionarse con tiempo.   Dentro o fuera de la olla, las quemaduras pueden solucionarse con tiempo.

Las excepciones

Lamentamos tener que decirlo, pero hay casos —unos pocos casos— que no tienen solución. Hay quemaduras que, en ciertas ollas o sartenes, han pasado el umbral de lo reparable. Las ollas o sartenes de fierro enlozado, por ejemplo, una vez que pierden su cubierta y se expone el fierro, son irrecuperables; lo mismo que las sartenes que han perdido su capa de teflón o material antiadherente: esos casos no tienen remedio y es mejor que vayas pensando en usarlas como macetas o plato para darle de comer tu mascota. Pero son, como decimos, unos pocos casos. Para todos los demás, hay solución.

No es recomendable seguir usando una olla cuando ha perdido su capa una olla antiadherente.    No es recomendable seguir usando una olla cuando ha perdido su capa una olla antiadherente.

El paso previo: agua caliente

Un baño de agua caliente a veces es todo lo que necesitamos. Nada como el agua para aflojar un poco esa mancha opaca que te mira con soberbia desde el fondo de la olla o sartén. Mejor si le agregas un poco de jabón o lava vajillas —baño con espuma—, y mucho mejor aun si lo dejas reposar de un día para el otro. Esa mezcla va a ayudar a suavizar esa masa inerte de restos de comida y grasa carbonizada.

Un remojo en agua es el primer paso para una limpieza a fondo.    Un remojo en agua es el primer paso para una limpieza a fondo.

Escoge tus armas

Dependiendo del material de que esté hecha tu olla o sartén, escoge tus armas: lavavajillas, cepillo, y esponja. Dependiendo del material de tu olla o sartén, necesitarás una esponja de fibra (las verdes), de metal (para las ollas de acero, cobre, o fierro fundido), o una más suave, como las azules (para las de material antiadherente).

Bueno, esperemos que no sea una batalla difícil. Remueve primero la masa de carbón humedecida, o lo que queda de ella. Usa la presión del agua —caliente— del fregadero y la esponja o escobilla. Puedes incluso calentar la olla o sartén en la hornilla (cuidado con quemarte). Si es de material antiadherente, usa una espátula de plástico, siempre con cuidado. Esperemos que logres quitar la mayor parte. Pero si algo queda, es hora de aplicar el arma secreta: el polvito salvador.

Cada olla o sartén requiere un trato distinto.   Cada olla o sartén requiere un trato distinto.

El polvito salvador

Así es, el siempre útil y multifacético héroe de los hogares del mundo: el bicarbonato de sodio. Este compuesto mágico que se consigue en farmacias, ferreterías y supermercados, tiene poderes insospechados (mira esta nota que le dedicamos) y un desempeño increíble en estos casos. Esto es lo que debes hacer: calienta un poco de agua —un par de dedos por encima del fondo quemado— y agrega un par de cucharadas de bicarbonato. Deja que hierva unos minutos, y procede a raspar el fondo (cuidado con quemarte o con rayar tu equipo). Ahora, en caso aún queden restos de quemadura, procede al siguiente paso, que también sirve para las manchas en el exterior de la olla, sobre todo aquellas que se forman con el tiempo en el mango de la sartén o en la base de las ollas de acero.

El bicarbonato hace milagros.   El bicarbonato hace milagros.

La "fórmula mágica"

El bicarbonato actúa increíblemente con su amigo el vinagre. Y no solo en ollas y sartenes; también en cocinas, mayólicas y refrigeradoras. Tienen un gran poder para limpiar y eliminar olores. Para las quemaduras de tu equipo de cocina, tienes que hacer una pasta con estos productos, hasta que sea una masa que puedas untar en la superficie. Una vez cubierta la quemadura, déjalos actuar unos 20 o 30 minutos. Luego procede sobarlo con la esponja o estropajo adecuado, empapándolo con más vinagre. Es un trabajo difícil, pero si todo va bien, tus engreídas quedarán como nuevas. Puede que a la primera no salga, así que intenta de nuevo, las veces que sean necesarias.

Juntos son dinamita: bicarbonato y vinagre... y algo de fuerza.    Juntos son dinamita: bicarbonato y vinagre... y algo de fuerza.

Con los elementos y productos correctos, puedes volver a la vida esas ollas o sartenes que creías perdidas. Recuerda por eso darles cada cierto tiempo una limpieza profunda, para que su vida útil se prolongue por mucho tiempo.

Si te pareció útil esta nota, te recomendamos que veas estas otras:

¿CÓMO LIMPIAR EL MICROONDAS?
video Buenazo de la semana
POR DENTRO Y POR FUERA
¿CÓMO MANTENER FRESCAS LECHUGAS?
video Buenazo de la semana
4 sencillos pasos