Los 4 beneficios de cocinar al horno

El horneado tiene muchas ventajas que lo hacen una técnica saludable y capaz de ofrecernos sabores únicos. Y tú, ¿sabes cómo aprovecharlo? Aquí algunas ideas.

buenazo

Si bien es muy común contar con un horno en la cocina, muchas veces no lo usamos por falta de costumbre o de recetas que se nos vengan a la mente. Sin embargo, el horneado es una técnica de cocción con múltiples beneficios y realmente sencilla. Acá te contamos un poco más de sus virtudes y te damos alguna recomendaciones para preparar en casa.

Beneficios

1. El sabor

Cualquiera puede distinguir la diferencia entre un pollo al horno de un guiso de pollo a la olla. No podemos decir que uno sea mejor que el otro, pero sí que nos llevan a experimentar sensaciones muy distintas. Y, aunque cada quien tiene sus preferencias, es irrebatible que el resultado de la comida al horno suele tener alturas de placer difíciles de alcanzar con otra forma de cocción. Un soufflé, por ejemplo, es difícil de lograr de otra forma. Ni qué decir de la preparación de postres y panadería, en donde prácticamente reina de forma exclusiva. Bien utilizado es capaz de lograr texturas únicas en carnes e integrar mágicamente sabores de varios ingredientes.

El horno tiene la habilidad para fusionar los sabores de distintos ingredientes en un solo plato.   El horno tiene la habilidad para fusionar los sabores de distintos ingredientes en un solo plato.

2. La cantidad de grasa

El horno tiene la gran ventaja de que reduce el uso de grasa, particularmente de la grasa saturada —y sus respectivas calorías— que suele inundar la comida con la fritura. Es decir, si quieres hacer un pequeño cambio con gran impacto en tu salud, reemplaza la fritura por el horneado cada vez que puedas. De hecho, el horneado no requiere que agregues grasa a la comida; aunque siempre es bueno un poco porque es una gran conductora e intensificadora del sabor. Recuerda, sin embargo, que los productos cárnicos suelen soltar su propia grasa en el horno. A veces basta con un poquito de agua para obtener resultados jugosos y sabrosos.

Solo el horno es capaz de algo así, sin el uso excesivo de grasa.   Solo el horno es capaz de algo así, sin el uso excesivo de grasa.

3. Conservación de nutrientes

Todos los métodos de cocción alteran los nutrientes que consumimos, sea en una sartén, en la parrilla, al vapor o al horno. Sin embargo, hay métodos que tienen efectos menores. Uno de ellos es el horno. Un estudio de la FAO encontró que, aunque el horneado puede afectar las partes externas de ciertos alimentos, y reducir nutrientes de ciertos aminoácidos y vitaminas solubles, puede aumentar, por otro lado, la absorción de otros nutrientes. Eso sí, hay que controlar bien los tiempos y temperatura, por eso es clave usar el termómetro, para saber el punto exacto de cocción de acuerdo a cada tipo de carne.

4. Ahorro de tiempo

Una de las principales ventajas del horneado es que una vez dentro, la comida se cocina prácticamente sola. En algunos casos es necesario darle la vuelta a la preparación cada cierto tiempo o supervisar que nada se queme o reseque, pero mientras tanto uno puede tener la mente, o las manos, en alguna otra tarea; o simplemente olvidarte de todo y no hacer nada. El tiempo es tuyo con el horno.

Dejar que el horno haga su trabajo mientras tú puedes ocuparte de otra cosa.   Dejar que el horno haga su trabajo mientras tú puedes ocuparte de otra cosa.

¿Pero es más caro?

Definitivamente, un horno de cocina suele consumir más gas que una preparación en hornilla (pero tampoco mucho más). Y, claro, si el horno es eléctrico el consumo de energía será también un poco más alto. Ahora bien, si lo que quieres es ahorrar en el uso de energía, se recomienda hornear varios platos a la vez. En vez de hornear una fuente de suflé, que sean dos, y de paso, mete en la misma tanda, una de pollo con verduras o unas papitas o camotes envueltos en papel aluminio. Si vas a prepara un queque, que no sea solo uno. Así optimizarás el gasto del horno.

No pues, no prendas el horno para hacer un par de tostadas. Úsalo inteligentemente.    No pues, no prendas el horno para hacer un par de tostadas. Úsalo inteligentemente.

¿Qué platos se pueden preparar?

Además de todo lo relacionado a la repostería y panadería, el horno tiene múltiples usos en nuestro recetario tradicional. ¿Qué sería de la cocina arequipeña sin el horno a la leña o concha? Piensa en el pastel de papa y el rocoto relleno. La familia de los soufflés y pasteles es enorme, lo mismo que el recetario que incluye aves, pescado y cerdo. Nuestra celebración de navidad no sería la misma sin el pavo al horno, ni nuestro puré de papa sabrá mejor sin un pollito al horno o un chancho al horno. Hay cosas que van y se cocinan ahí, y punto, como la pizza.

Eso sí, recuerda que no puedes introducir cualquier recipiente al horno. Para estar más seguro puedes revisar esta nota para saber qué vidrio puedes meter al horno.

Así que aprende a usar bien tu horno, con eficiencia, y buen control de temperatura y tiempos, que ahí está la clave, y descubrirás un mundo de oportunidades y sabores entrañables. ¡Palabra de hornero!

¿Qué sería de la cena navideña sin el horno?   ¿Qué sería de la cena navideña sin el horno?

Si te gustó esta nota, te recomendamos que leas estas otras:

¿Es dañino el microondas?

¿Cómo se hornea el pavo? Pasos y técnicas

4 técnicas de cocción al aire libre

¿CÓMO HACER PANQUEQUES DELICIOSOS?
video Buenazo de la semana
5 CONSEJOS FÁCILES
¿CÓMO LIMPIAR UNA OLLA QUEMADA?
video Buenazo de la semana
Recupera las ollas que pensabas desechar.