¿Cómo saber qué vidrio puedes meter al horno?

No cualquier recipiente de vidrio es resistente a las temperaturas del horno. En esta nota te explicamos cuáles sí son seguros.

buenazo

Seguro lo has visto: un vaso que tenía una bebida fría de pronto se te quiebra en el lavadero, en la mesa o en las manos. Pasa, y pasan también cosas más llamativas, como que, de repente, una luna cercana a la cocina se hace añicos. Y es que, aunque en general los vidrios pueden soportar cambios de temperatura, estos no deben ser bruscos o repentinos ya que estos reaccionan al calor o al frío contrayéndose o expandiéndose, y por lo mismo, generando tensión sobre ellos. Esta tensión abrupta, que el material no puede soportar, es la que causa la peligrosa rotura del vidrio. ¿Pero entonces, cómo saber cuál usar en la cocina?

Los vidrios comunes

Los vidrios se consideran líquidos súper enfriados. Están compuestos principalmente por silicio, calcio y sodio enfriados hasta adquirir el estado sólido sin cristalización, por eso son transparentes. Sin embargo, no todos los vidrios toleran los cambios de temperatura. Los llamados vidrios comunes o recocidos son resistentes a ciertas temperaturas, y de hecho los usas para tomar bebidas calientes y frías. Sin embargo, hay que tomar medidas preventivas para que no se quiebren, como evitar los golpes o el estrés térmico. Los productores de estos materiales recomiendan no someterlos a temperaturas superiores a los 100 °C.

Los recipientes de vidrio comunes no soportan temperaturas más allá de los 100ºC.   Los recipientes de vidrio comunes no soportan temperaturas más allá de los 100ºC.

La solución: vidrios refractarios

Estos vidrios están hechos de los mismos compuesto que los vidrios comunes, con el agregado del elemento Boro, que lo convierte en un material que sí tolera temperaturas altas y bajas. Son fabricados en hornos que llegan hasta los 1500 °C, donde se les somete a un proceso para eliminar impurezas. Los productos refractarios se pueden usar en el horno microondas, en el horno convencional —sea de gas o eléctrico—, en la refrigeradora y en el congelador. Por su resistencia a altas y bajas temperaturas, se usan incluso para implementos de laboratorio.

Las bandejas de vidrio refractario son más resistentes a los cambios de temperatura repentinos que el vidrio común.    Las bandejas de vidrio refractario son más resistentes a los cambios de temperatura repentinos que el vidrio común.

Pero cuidado, aunque mucha gente crea lo contrario, el vidrio refractario tampoco tolera los cambios repentinos de temperaturas extremas. Puede aguantar hasta los 300 °C (mucho más que el vidrio común) pero no los cambios extremos: de muy caliente o muy frío (y viceversa) en un margen aproximado de 220 °C.

El vidrio refractario no es irrompible: tampoco hay que exponerlos a cambios bruscos de temperatura.   El vidrio refractario no es irrompible: tampoco hay que exponerlos a cambios bruscos de temperatura.

Precauciones

Debido a que no son irrompibles, los productores de este material —como la marca Pyrex, la más conocida—, recomiendan siempre colocar el recipiente recién salido del horno sobre una “rejilla para secado, portavajillas o tela seca”. Nunca dentro del lavadero o una superficie fría. Tampoco sobre el fuego directo de una cocina o parrilla. Otra de las recomendaciones del productor es que el producto esté a temperatura ambiente antes de lavarlo, refrigerarlo o meterlo al congelador. Además, el horno debe estar precalentado antes de introducir el recipiente de vidrio, y tener, en el mejor de los casos, un líquido en la base.

¿Y cómo saber cuándo es posible usarlos? Casi todos (sino todos) los productos de vidrio refractario tienen un símbolo o un texto que indica que lo son y garantizan su calidad. En algunos casos, indican el tipo de horno en el que pueden ser usados. Así que ya sabes: si la temperatura del horno no superará los 100ºC puedes introducir un recipiente de vidrio común en el horno. Si la temperatura superará los 100ºC y no superará los 300ºC (que es el rango normal en una cocina) es seguro que uses uno de vidrio refractario. Eso sí, en todos los casos, evita exponerlos a cambios bruscos de temperatura.

Recién salido del horno, deben reposar sobre una tela seca o una rejilla.   Recién salido del horno, deben reposar sobre una tela seca o una rejilla.

Si te pareció útil esta nota, te recomendamos que veas estas otras:

3 churros buenazos
video Buenazo de la semana
y su origen...
LOS 10 MEJORES TURRONES DE DOÑA PEPA DEL PERÚ
video Buenazo de la semana
Toma nota