Freidora de aire: conoce sus principales beneficios para tu cocina

Se han vuelto el artefacto "tendencia" en las cocinas debido a sus múltiples beneficios. Conoce aquí las 10 razones para tener una en casa.

buenazo

Cada cierto tiempo aparecen aparatos que prometen resolvernos la vida en la cocina. Tal vez ninguno haya superado todavía al microondas, sin embargo, las freidoras de aire parecen haber llegado para quedarse y ganarse un lugar privilegiado en nuestros hogares. Por eso, las ventas de estos artilugios culinarios se han multiplicado en los últimos años. La promesa sobre un menor uso y consumo de aceite es su principal beneficio y la cumplen con creces. Pero hay otros beneficios que las hacen muy beneficiosas en casa.

¿Cómo funcionan?

Las freidoras de aire son precisamente eso, una maquina que hace recircular el aire caliente en el interior de un espacio cerrado —como funcionan algunos hornos—, lo que permite que los alimentos se cocinen de forma pareja y dándoles un exterior crocante. Aunque algunas tienen más capacidad y son más versátiles, todas funcionan con este mecanismo básico. Pero, entonces, ¿cuáles son sus beneficios?

El aire caliente que rodea la comida permite usar poco aceite para lograr resultados sorprendentes.   El aire caliente que rodea la comida permite usar poco aceite para lograr resultados sorprendentes.

Beneficios

1. Salud

Estas freidoras permiten usar hasta 100 veces menos aceite que otras formas de fritura, en especial aquellas que requieren inmersión. Mientras que en la freidora se usa apenas una cucharita, el sistema de fritura por inmersión puede requerir hasta 1/2 litro para una preparación casera cotidiana. Sea por inmersión o no, en definitiva, un ingrediente frito de forma tradicional absorbe más aceite que uno cocido en una máquina de aire y, por tanto, supone más grasa en nuestra dieta.

2. Versatilidad

Puedes preparar prácticamente cualquier fritura básica en ellas: papas, camotes, yucas, carnes (de pollo, res, cerdo, pescado y otras aves) y verduras. Pero también quedan muy bien los omelettes (usando un recipiente adecuado), las tiras de tocino, los empanizados y arrebozados (de carnes, verduras o cebollas por ejemplo) y hasta sánguches (blindados, tostados).

Las posibilidades son muchas... y sencillas.   Las posibilidades son muchas... y sencillas.

3. Simplicidad

La mayoría tiene sistema de comando sencillo: un mando para temperatura y otro para el tiempo, por lo que resulta súper fácil de usar. Eso sí, siempre hay que leer el manual de uso, para mejorar su rendimiento y sacarle el jugo a sus funciones.

4. Control de olores

Mientras está cerrado, el aparato prácticamente no emana ningún olor a fritura, algo que de verdad se agradece, porque es uno de los olores más persistentes y penetrantes que solemos tener en la cocina.

5. Limpieza

Debido a que los alimentos se encuentran sobre una rejilla y todos los restos —grasa principalmente—, caen en un cajón, es fácil de limpiar, y sobre todo, ayuda al proceso de segregación de este tipo de residuo.

La limpieza es sencilla debido a que no cuenta con muchas piezas y todas son antiadherentes.   La limpieza es sencilla debido a que no cuenta con muchas piezas y todas son antiadherentes.

6. Costo

Las hay desde 100 soles, con versiones de potencia moderada, hasta aquellas que casi multiplican por 10 este precio y tienen mayor potencia, capacidad y funciones. Hay opciones para todos los bolsillos.

7. Espacio

Con un tamaño de aproximadamente 30 cm cúbicos, es como una cafetera eléctrica grande. Ojo, que no esté hecha para poner cosas sobre ella.

Los modelos más exitosos en el mercado ocupan poco espacio.   Los modelos más exitosos en el mercado ocupan poco espacio.

8. Seguridad

Al no haber exceso de aceite y como el compartimiento de cocción va cerrado, los riesgos de sufrir quemaduras se reducen casi al mínimo. Es, en ese sentido, un aparato muy seguro.

9. Ahorro de tiempo

Los usuarios no tienen que estar pendientes de que se vayan a quemar los alimentos —apenas un par de vueltas para que la cocción sea pareja—; por ello, las freidoras trabajan casi solas.

No requiere la presencia constante para vera verificar que no se queme la comida.   No requiere la presencia constante para vera verificar que no se queme la comida.

10. Economía

Debido a que funciona con un sistema sencillo de resistencias —que es lo que mas energía demanda en aparatos eléctricos—, las freidoras de aire no consumen tanta energía como uno pensaría. Ahora, si se usan más seguido y por tiempos prolongados, sí pueden llegar a tener un efecto en el gasto eléctrico.

Dado a su sistema de calentamiento eficiente, no consume tanta energía.   Dado a su sistema de calentamiento eficiente, no consume tanta energía.

¿Y en contra?

Ciertamente, un sibarita puede decir que las papas fritas no salen mejor que en una fritura por inmersión, debido a que la grasa funciona como un gran generador y conductor de sabor; y lo mismo sucede con otras preparaciones que requieren aceite, como los chicharrones y las confituras. En ese sentido, quizás este sea el principal argumento en contra: que hay preparaciones en las que la freidora no alcanza las cimas de una buena fritura. En realidad, todo depende del análisis de costos y beneficios que uno haga, pero lo cierto es que contar con una en casa parece una gran opción. ¿Te animas?

Si te gustó esta nota, te invitamos a que leas estas otras:

¿CÓMO HACER PANQUEQUES DELICIOSOS?
video Buenazo de la semana
5 CONSEJOS FÁCILES
¿CÓMO LIMPIAR UNA OLLA QUEMADA?
video Buenazo de la semana
Recupera las ollas que pensabas desechar.