5 cócteles clásicos y refrescantes con un toque especial

¿Te cansaste de tomar siempre los mismos cocteles? Prueba estas cinco refrescantes mezclas para darle un nuevo aire a tus tardes y noches de verano.

buenazo

El hombre de un animal de costumbres. Compra siempre la misma cerveza y pide siempre los mismos platos. Prefiere aquello que conoce hasta el hartazgo, antes que probar algo nuevo e innovador. Teniendo tantas opciones, volvemos siempre a lo mismo: el chilcano, el pisco sour, el gin tonic o el ron con cocacola… 

Lo bueno es que para innovar en realidad no se necesita realizar toda una revolución o cambiar radicalmente de la noche a la mañana. Un pequeño giro en un coctel clásico puede marcar la diferencia entre la monotonía de la rutina y un nuevo mundo de sabores y sensaciones. Por eso, toma en cuenta estos cocteles que proponen un camino distinto, sobre la base de clásicos que todos conocemos. 

Explora nuevas experiencias este verano, y dale un twist a tus cocteles clásicos.   Explora nuevas experiencias este verano, y dale un twist a tus cocteles clásicos.

Consejos de bartender

  • Buenos hielos: especialmente en esta época calurosa, usar buenos hielos es clave. Evita en lo posible los de grifo o supermercado, ya que estos se derriten muy rápidamente y diluyen los cocteles. Por eso es mejor hacerlos unos mismo. En esta nota te explicamos cómo hacerlos en casa. 
  • Buenos espirituosos: Los espirituosos o destilados son la base de la coctelería. En el Perú hay muy buenos productos: rones, piscos, ginebras, vodkas (en esta nota incluimos varios). Si puedes, consume peruano.
  • Los twists: Un pequeño giro hace la diferencia. Una piel de naranja o de pomelo; una ramita de hierba buena o romero; una costra de sal o de picante, o un dash de un amargo. ¿Y qué tal si reemplazas la gaseosa por agua tónica?
  • Menos azúcar: El azúcar es el peor enemigo de la coctelería; no solo nos cae bomba, sino que oculta todos los defectos de lo que estamos tomando. El dulce, además, hace que todo sepa más o menos igual.

Cocteles para el verano

1. Variante de chilcano

El renacer del chilcano hace 30 años generó una revolución en la coctelería peruana. De pronto se abrieron un sinfín de posibilidades con el uso de frutas y macerados; pero una opción poco explorada es el uso de las distintas variedades de pisco con distintos mixers. Acá te proponemos dejar un lado el Ginger ale y reemplazarla por agua tónica (mejor la de lata que la botella grande). Eso sí, ten a la mano siempre pieles de cítricos —naranja, lima, toronja y frutos rojos: fresas, granada, frambuesas; y hierbas: hierbabuena, romero, albahaca. Full hielo.

Encuentro de frutas y hierbas: un coctel muy versátil.   Encuentro de frutas y hierbas: un coctel muy versátil.

2. El ponche de piña

Quizás el primer coctel de la historia, o el que dio inicio a la coctelería moderna; el ponche es una excelente opción para el verano. La base del ponche son cinco elementos: una bebida espirituosa, cítrico, dulce, agua y botánicos. Te proponemos agregar agua de piña y jugo de maracuyá; un poco de pisco —uva italia y/o torontel— y otro poco de ron; jarabe de goma, jugo de limón, hojas de albahaca y mucho hielo. Puedes tenerlo en una jarra o ponchera, y que cada quien se sirva a su gusto con hielo y unas hojas de albahaca por copa.

El ponche es un universo por explorar: juega con la combinación de frutas y destilados.   El ponche es un universo por explorar: juega con la combinación de frutas y destilados.

3. Un pisco sour sin pisco

Prueba un sour con destilados que no sean pisco, sin miedo. Ten fe: este batido de limón, jarabe y huevo va muy bien con whisky, tequila, mezcal, cañazo e incluso ron (cuidado con los dulces), gin y vodka. Ten lista tu premezcla de cítricos y jarabe refrigerada, y combínala con lo que más te guste, en coctelera o licuadora. Recuerda, eso sí, respetar las proporciones —3/1/1 (3 onzas de pisco, 1 onza de jarabe de goma y 1 onza de zumo de limón), aprox.— y ten en cuenta que el agua del hielo siempre diluye. Si no te gusta la clara de huevo, no la uses. 

No solo de pisco sours vive el peruano... prueba hacerlo con whiskie —bourbon, por ejemplo— y naranja.   No solo de pisco sours vive el peruano... prueba hacerlo con whiskie —bourbon, por ejemplo— y naranja.

4. Entre el mule y el mojito

El Moscow mule es un coctel clásico hecho con vodka, limón y Ginger beer, y se sirven con hielo picado en un vaso de metal. El mojito por su parte es este long drink con hierba buena, azúcar, ron, limón y agua con gas. Toma un vaso alto, dos medidas de cañazo, azúcar, chorrito de limón y hierba buena. Cháncalos con una cuchara para que el azúcar, el cañazo y el limón se combinen y la hierba suelte su aroma; agrega hielo al tope; un poco de ginger beer y un poco de agua con gas. Decora con rama de hierba buena.

El ginger beer y el cañazo se llevan bien: combínalos con hierbabuena y limón.   El ginger beer y el cañazo se llevan bien: combínalos con hierbabuena y limón.

5. Sangría con espumante

Nuestra opción es una sangría (aquí la receta) con un chorrito de espumante, pero se tiene que servir al final, en la copa. El tipo de espumante que escojas dependerá del grado de dulzor que quieras darle al coctel; aunque para calmar la sed siempre es mejor uno seco. Felizmente, cada vez están más accesibles y hay opciones para todos los bolsillos.

La sangría se puede renovar con un toque de espumante, servido en la misma copa.   La sangría se puede renovar con un toque de espumante, servido en la misma copa.

Prueba estas variaciones y danos tu opinión. ¡Salud!

5 COCTELES CON CHAMPÁN
video Buenazo de la semana
PARA EL VERANO