Fresas: ¿por qué pueden ser peligrosas y cómo prevenir los riesgos?

Las fresas requieren un cuidado especial para evitar problemas de salud. Sigue nuestro paso a paso para que sepas cómo tratarlas antes de comer.

buenazo

Sí, todos lo sabemos: las fresas son una fruta deliciosa, con múltiples usos en cocina: mermelada, tortas, helados. Pero rara vez nos detenemos a pensar en cómo se cultiva, y los riesgos que suponen algunas malas prácticas en su cadena de producción.

Como se trata de un cultivo que crece al ras de la tierra, las fresas —y otros productos como las lechugas y la col— pueden contaminarse en varios momentos de la cadena de producción. Entre los riesgos más comunes en las fresas están: el riego con aguas contaminadas, el uso de agroquímicos para eliminar plagas que suelen atraer (caros, gusanos, arañas, larvas y pulgones) e, incluso, la contaminación por animales. Además, pueden ser contaminadas durante la cosecha, así como en el proceso de traslado al punto de venta y hasta en casa.

Es claro, entonces, que hay que tener especial cuidado para eliminar todos los posibles agentes infecciosos y microorganismos causantes de enfermedades como la salmonela, la hepatitis A, la cisticercosis (solitaria) o la Escherichia coli. Las enfermedades causadas por alimentos son muy recurrentes, y pueden tener consecuencias graves especialmente en los niños o personas mayores. Por eso, recomendamos seguir el siguiente protocolo a la hora de comprar y consumir fresas.

Como crecen al ras del piso, las fresas requieren un cuidado especial antes de comerlas.   Como crecen al ras del piso, las fresas requieren un cuidado especial antes de comerlas.

1. Desecha aquellas dañadas

Las fresas deben estar en perfecto estado, sin golpes o picaduras. Desecha, también, aquellas muy maduras, ya que cuando la piel se daña, permite que los agentes externos ingresen y contaminen la fruta. 

2. Lávalas correctamente

Este es el punto crítico, ya que es clave para eliminar cualquier microorganismo en la superficie. Remójalas con agua corriente unos segundos para eliminar la tierra; luego lávalas con un cepillo limpio —amablemente para no dañarlas— en una solución de agua y jabón neutro. Finalmente, sumérgelas en una solución de agua con lejía (2 gotas por litro), durante 20 minutos. Esto eliminará las huevas y larvas de parásitos. 

El agua corriente es el primer paso en el proceso de lavado y desinfección de las fresas.    El agua corriente es el primer paso en el proceso de lavado y desinfección de las fresas.

3. No le cortes las hojas

Aunque es una práctica común retirar las hojas y parte de la base antes de refrigerarlas, las hojas de la fresa en realidad la protegen de que ingresen agentes infecciosos. Solo se debe cortar antes de consumir. 

Las hojas protegen a la fruta de agentes externos. No las cortes, sino hasta antes de comerlas.   Las hojas protegen a la fruta de agentes externos. No las cortes, sino hasta antes de comerlas.

4. Sécalas bien

Sí, la humedad no es buen amigo de las fresas, por eso, luego del proceso de lavado, enjuágalas una última vez en agua corriente; déjalas escurrir rápidamente y luego sécalas con un paño limpio o papel toalla. Solo entonces estarán listas para consumir o refrigerar.  

No las guardes húmedas, ya que la humedad las puede dañar y favorecen la presencia de bacterias.    No las guardes húmedas, ya que la humedad las puede dañar y favorecen la presencia de bacterias.

5. Prefiere fresas hidropónicas u orgánicas

Con la hidroponía las fresas crezcan lejos de la tierra, solo con agua enriquecida con los nutrientes que este producto necesita. Sí, posiblemente sea más costoso, pero son una garantía de buen cuidado en el campo; al igual que los cultivos orgánicos, que no utilizan pesticidas u otras sustancias químicas. 

Los cultivos hidropónicos con una gran solución en lo que respecta a sanidad.    Los cultivos hidropónicos con una gran solución en lo que respecta a sanidad.

Siguiendo estos consejos podrás asegurarte de que las fresas están libres de agentes patógenos. Recuerda: la limpieza de manos y utensilios es clave también. 

5 COCTELES CON CHAMPÁN
video Buenazo de la semana
PARA EL VERANO