La dieta Keto: mitos y verdades

Seguida y promocionada por influencers y famosos, la dieta cetogénica tiene tantos seguidores como detractores. Pero, ¿en qué consiste realmente?

buenazo

Con las dietas y la nutrición sucede lo mismo que con la ropa y los peinados: de pronto llega una moda y todos la siguen ciegamente, como encantados por un flautista mágico que lleva consigo una receta milagrosa. La internet se ha llenado de “especialistas” y páginas con miles, millones de keto lovers que la defienden como “la gran solución al sobrepeso” con una pasión casi sectaria. “¡Bajé 10 kilos en un mes!”. “¡Me cambió la vida!”. Entonces, en una mente curiosa surgen las preguntas: ¿en qué consiste esta dieta cetogénica? ¿Se puede hacer eso? ¿A qué costo? ¿Qué alimentos incluye? ¿Es saludable?

Según Mayo Clinic, uno de los centros de salud sin fines de lucro más grande de los Estados Unidos —con énfasis en la investigación—, la dieta Keto surgió en la década de 1920 como un tratamiento para niños con epilepsia. En 2012, el doctor Gianfranco Capello de la Sapienza University de Italia, probó esta dieta en 19 mil pacientes con muy buenos resultados. Desde entonces, se ha convertido en una de las tendencias dietéticas con mayores seguidores en el mundo. Deportistas como LeBron James y actrices como Gwyneth Paltrow la promocionan como la gran solución a esos kilos de más. Pero, ¿es esa razón suficiente para seguirla ciegamente?

La actriz es una de las defensoras de la dieta Keto.   La actriz es una de las defensoras de la dieta Keto.

¿En qué consiste?

El objetivo de la dieta es lograr que el cuerpo deje de depender de la energía de los carbohidratos y la cambie por energía proveniente de las grasas. Ese proceso se llama cetosis, que es de donde se origina el nombre de la dieta cetogénica: Ketogenic en inglés. Para ello se reduce al mínimo la ingesta de hidratos de carbono y proteínas, y se reemplazan por un aumento considerable en el consumo de grasas. Cuando hablamos de carbohidratos no solo nos referimos a panes, pastas y arroz o papa; carbohidratos también son las frutas y verduras. Y cuando hablamos de grasas no nos referimos necesariamente a chicharrones y frituras. Todo lo contrario: la dieta promueve el consumo de grasas saludables, como la proveniente de pescados grasos (atún, salmón), frutos secos y frescos, como la palta, por ejemplo.

 Reducir al mínimo el consumo de carbohidratos y proteínas, y aumentar las grasas... pero grasas saludables.    Reducir al mínimo el consumo de carbohidratos y proteínas, y aumentar las grasas... pero grasas saludables.

Así, en vez de consumir la llamada pirámide nutricional, compuesta por un 50-60% de carbohidratos, 30% de proteínas y un 10% de grasas, la dieta Keto exige que consumamos entre 75 y 80% de grasas, bajando los carbohidratos a apenas 5 o 10% (menos de 50 gramos diarios), lo mismo que las proteínas. Es, para utilizar un término de la nutrición, una dieta muy restrictiva, un calificativo que debería hacernos levantar las cejas.

Quiénes la llevan y por qué

Según especialistas en nutrición, ese cambio en la fuente de absorción de energía hace que el cuerpo empiece a quemar el exceso de grasa. Y la grasa, ya lo sabemos, puede acumular mucha más energía que los carbohidratos. De ahí que esta dieta la usen muchos los deportistas de alto rendimiento (maratonistas, deportistas profesionales), así como gente ligada a la actuación, y en general las personas que buscan bajar rápidamente de peso.

buenazo.pe

¿Qué efectos tiene?

Estos cambios radicales a que nos somete esta dieta no se logran sin riesgo. Como otras dietas restrictivas, tienen serios efectos en el organismo. Marcie de la Torre, nutricionista de la Escuela de Gastronomía de la PUCP, nos dice lo siguiente: “La dieta Keto es muy agresiva. Los primeros kilos que se pierden suelen ser agua, lo que hace que uno pueda sufrir de deshidratación, y en algunos casos, con falla renal, inclusive. De hecho, ninguna dieta restrictiva es sostenible en el tiempo, porque nuestro cuerpo necesita nutrientes de forma balanceada. Además, hay otras formas, mucho más saludables de perder peso, sin esos riesgos”.

En una primera etapa, puede causar deshidratación y en algunos casos hasta daños renales.   En una primera etapa, puede causar deshidratación y en algunos casos hasta daños renales.

Según Jason Ewonlt, dietista especializado de Mayo Clinic: “Esta es una dieta muy restrictiva que es difícil de seguir. La persona promedio no la va a seguir cumpliendo a largo plazo. Además, debido a que el contenido de grasas saturadas es alto, junto con cantidades limitadas de frutas, verduras y cereales integrales, no es óptima para la salud”.

No es, pues, una dieta que puedas que tomar a la ligera, solo guiado por una moda, porque puede tener efectos nefastos para tu cuerpo. Recuerda: tu alimentación es cosa seria, y cualquier cambio en tu dieta debes siempre consultarlo con un médico especialista, sobre todo en el caso de una dieta tan invasiva como la Keto.

Si te interesó esta nota, te invitamos a que revises también estas otras:

¿CÓMO HACER PANQUEQUES DELICIOSOS?
video Buenazo de la semana
5 CONSEJOS FÁCILES
¿CÓMO LIMPIAR UNA OLLA QUEMADA?
video Buenazo de la semana
Recupera las ollas que pensabas desechar.