Las grasas trans: ¿por qué debemos eliminarlas de nuestra dieta?

Las grasas trans se encuentran en alimentos procesados y en la comida chatarra. Lo mejor que puedes hacer por el bien de tu salud es evitarlas.

buenazo
REDACCIÓN
Redacción Buenazo06 Oct 2020 | 14:50 h

El cuerpo necesita grasas para su correcto funcionamiento. De hecho, de ella es que obtenemos buena parte de las calorías que requerimos diariamente. Pero hay grasas buenas, como la omega 3 y omega 9, por ejemplo; grasas que hay que comer moderadamente, como las grasas saturadas, y grasas que es mejor no consumir: esta son las grasas trans.

Hay dos tipos de grasas trans, las naturales, que se encuentran presentes en lácteos y ciertas carnes, y las trans artificiales. Estas últimas son las que debes eliminar de tu dieta diaria, ya que no hay evidencia —aún— de que la de origen naturales también sean dañinas.

Las grasas trans o ácidos trans son creados a través de procesos industriales que le agregan hidrógeno a aceites vegetales líquidos para que se solidifiquen. El proceso se llama hidrogenización, y lo puedes detectar entre los ingredientes de algunos productos como “aceite parcialmente hidrogenado”.

¿En qué productos se encuentran?

Dado que son muy baratas de producir, y le dan a la comida una apariencia y sabor agradables, las grasas trans se encuentran principalmente en los productos procesados y en la comida chatarra. De hecho, el aceite que se usa para la fritura de papas en las cadenas de fast food contiene este tipo de grasa porque permite su uso múltiples veces. Y seguro también lo encontrarás en las papas que acompañan el pollo a la brasa que tanto nos gusta. ¿Dónde más? En las galletas y dulces producidos industrialmente, en las margarinas sólidas y en los aceites tropicales: de coco y de palma.

Las papas fritas se suelen hacer con aceites que contienen grasas trans.    Las papas fritas se suelen hacer con aceites que contienen grasas trans.

¿Qué daño nos hacen las grasas trans?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de este tipo de grasa es causa directa de enfermedades no transmisibles como obesidad y problemas al corazón. Pero lo peor de las grasas trans es que no solo nos aumentan el colesterol dañino —que es causa de problemas cardiacos— sino que reduce la presencia del buen colesterol. Son, literalmente, nuestras enemigas.

Es por eso que la OMS trabaja intensamente en una campaña para eliminar las grasas trans globalmente para el 2023. ¿Te imaginas? A partir de ese año, todos los niños y niñas que nazcan no deberían estar expuestos ni expuestas a esta sustancia que tanto daño nos hace. En nuestro país también se han dado pasos importantes en salud pública con en el rotulado de ciertos productos a través del octógono: CONTIENE GRASAS TRANS. EVITAR SU CONSUMO. El mensaje es claro: evítalas.

Los octógonos ayudan a tener información clara sobre el contenido nutricional de los productos.   Los octógonos ayudan a tener información clara sobre el contenido nutricional de los productos.

Video recomendado