¿Cómo enfriar cervezas en 5 minutos?

Con estos sencillos secretos caseros podrás tener tu cerveza en el punto de máxima satisfacción en pocos minutos. ¡Nunca más una chela tibia!

buenazo
REDACTOR
Redacción Buenazo
23 Nov 2020 | 19:49 h

A todos nos ha pasado. Sale un solazo y lo único que queremos es una chelita bien helada pero las únicas que tenemos están a temperatura ambiente. O también que, a última hora, compramos cervezas para una reunión y no alcanza el tiempo para enfriarlas y que estén en su punto en el momento adecuado... ¿Qué hacer? ¿Alguien quiere una cerveza tibia? ¡Ni hablar!

Hay algunos trucos caseros para acelerar el proceso de enfriamiento y poder disfrutar de una cerveza "bien helada". Felizmente, ninguno requiere aparatos especiales ni gastos elevados. Obviamente, la velocidad en que se enfríe dependerá de la cantidad de bebidas y del tamaño de los envases que queremos enfriar. Si estamos apurados, recomendamos ir avanzando con grupos pequeños. La temperatura buscada son los 3°C, lo que significa "al polo". Empezaremos por el método más lento y terminaremos por el más rápido.

1. Moja y lleva al congelador

El primero método es sencillo. Mete la botella o lata en el congelador pero antes de hacerlo, mójala con agua. La película de hielo que se formará se enfriará rápidamente y servirá como un abrazo helado que se encargará de enfriar más rápido el contenido del envase. Dependiendo de la temperatura en que esté tu electrodoméstico, tomará unos 15 o 20 minutos. El truco del agua hará que ganes un par de minutos. Parece poco, pero puede ser un tiempo muy valioso. Eso sí, no olvides que metiste las cervezas en el freezer porque el líquido puede solidificarse y, por presión, reventar la lata o destapar la botella.

La bebida mojada en el congelador es la primera opción. La película de hielo que se formará será un abrazo frío para tu bebida.   La bebida mojada en el congelador es la primera opción. La película de hielo que se formará será un abrazo frío para tu bebida.

2. Envuelve en papel toalla

Así es: es posible mejorar la técnica anterior. ¿Sabes cómo? Envuelve la botella en papel toalla y, nuevamente, mójalo. De esta forma, la capa de agua acumulada en el papel será mayor y podrá concentrar más el frío. Y es que el papel tiene una superficie porosa, a diferencia de recipiente que quieres enfriar que es liso (vidrio, lata). Eso sí, la lata se enfriará antes que el vidrio. El tiempo estimado es de unos 10 minutos.

La botella envuelta en un papel toalla mojado se enfriará en menos de 10 minutos.   La botella envuelta en un papel toalla mojado se enfriará en menos de 10 minutos.

3. Sumerge en hielo

La cubeta de hielo con agua es una solución muy práctica. Solo necesitas una cubeta, si es de metal, mejor aun, porque conduce mejor el frío; hielo, mientras más, mejor; y agua, hasta cubrir las bebidas. Verás que el agua se enfría rápidamente y, como cubre por completo las botellas o latas, hará el trabajo en menos de 10 minutos. Ojo, esto sirve también para mantener las bebidas frías, como es el caso del vino o espumante.

La cubeta de metal enfría mejor que el plástico y que el vidrio. Y si las botellas están completamente sumergidas, mejor.   La cubeta de metal enfría mejor que el plástico y que el vidrio. Y si las botellas están completamente sumergidas, mejor.

4. Agrega el ingrediente secreto: sal

Puede parecer mentira o uno de esos mitos domésticos que está hecho solo para ver cuántos incautos se atreven a ponerlo en práctica, pero es cierto, 100%: si a la cubeta con agua y hielo le agregas sal, un generoso puñado de sal, el agua bajará de temperatura, y por ende, enfriará la bebida más rápido. Purita verdad. La explicación tiene que ver con un proceso físico llamado endotérmico.

Cuando mezclas agua con sal, la sal buscará disolverse en el agua, pero para eso requiere energía —temperatura—, y la obtendrá de donde sea, es decir, del ambiente en donde esté: la cubeta con agua, hielo y bebidas. En este proceso de absorber energía, hará que todo el ambiente en el que esté baje de temperatura. Es decir, absorberá energía incluso del mismo hielo, y lo hará derretirse. Por eso, en los países muy fríos, donde la nieve cubre las pistas, se usa sal para diluir la nieve y permitir el tráfico de vehículos.

Agua, generosa cantidad de hielo y un buen puñado de sal. El tiempo de enfriamiento depende del tamaño y el material del envase. La lata se enfría más rápido que el vidrio.   Agua, generosa cantidad de hielo y un buen puñado de sal. El tiempo de enfriamiento depende del tamaño y el material del envase. La lata se enfría más rápido que el vidrio.

No es que la sal aumenta de temperatura y por eso derrite el hielo, no; al contrario, se enfría aun más, pero a costa de su estructura: el cristal de hielo. Algo difícil de entender, porque asociamos hielo a frío, pero la verdad es que un cubo de hielo aun tiene energía térmica, hasta que llega a los -273.15 °C. Así que ya sabes: agua, generosa cantidad de hielo y un buen puñado de sal para tener siempre las chelas al polo en 5 minutos. ¡Salud!  

El proceso endotérmico explica por qué se usa sal para derretir la nieve.    El proceso endotérmico explica por qué se usa sal para derretir la nieve.

Si te interesó esta nota, quizás te interesen también estas:

7 claves para escoger un vino
¿Cómo se hace el pisco peruano?
Destilados peruanos

¿CUÁL ES EL MEJOR LIMÓN PARA EL CEVICHE?
video Buenazo de la semana
Aprende a diferenciarlos.