Guanábana y chirimoya: ¿qué las diferencia?

Dos frutas similares física y sensorialmente; pero también con algunas diferencias. ¿Sabes diferenciarlas? Acá te explicamos cómo.

buenazo

Para quienes no están familiarizados con los productos usados la cocina, la diferencia entre un fruto y otro, puede ser imperceptible. La clásica confusión es la del perejil y el culantro (o cilantro); pero hay otras más sutiles. Ese es el caso de la chirimoya y la guanábana. Evidentemente, por el nombre, es difícil confundirlas. Pero: ¿alguna vez has probado un bocado de una de ellas y no has sabido de qué se trata? ¿Es posible reemplazar una por otra en la cocina? ¿Cuál es la que se usa en el champús? Por eso, en esta nota te explicamos una por una todas sus diferencias y usos, para que nunca te confundas. .

1) La chirimoya: un "manjar blanco"

Nativa de los valles interandinos —Perú, Ecuador, Chile—, la chirimoya (Annona chirimoya) es para muchos la fruta más rica de todas. Su nombre está formado por dos vocablos quechua: chiri, que significa frío, y moya, que significa fruta. Hay restos de este fruto en restos prehispánicos de hace más de 4000 años, y muchas representaciones en la cerámicas de la culturas que habitaron estos territorios antes de la llegada de los españoles. .

¿Reconoces esta fruta? ¿Guanabana o chirimoya?   ¿Reconoces esta fruta? ¿Guanabana o chirimoya?

El Inca Garcilaso de la Vega la describe en sus Comentarios Reales: “También se da en los Andes otra fruta que los españoles llaman manjar blanco; porque partida por el medio parecen dos escudillas de manjar blanco en el color y en el sabor”. Juan de Arona, por su parte, la llama “la gran fruta del Perú”. Tal fue su fama, que pronto se empezó a cultivar en España y Francia. En inglés se conoce como custard apple: manzana de crema

Huaco de la cultura Cupisnique (1000 AC), en forma de guanabana o chirimoya (foto: Museo Larco)   Huaco de la cultura Cupisnique (1000 AC), en forma de guanabana o chirimoya (foto: Museo Larco)

La mejor: la chirimoya de Cumbe

Hoy en día, la chirimoya ocupa un lugar destacado entre las frutas peruanas. Aunque es posible encontrarlas en toda la región andina cálida, las de mayor fama son las de Lima, específicamente en Cumbe, en el valle de Huarochirí, en donde anualmente se celebra el Festival de la Chirimoya. Un fruto que bien podría merece una Denominación de Origen

Las mejores chirimoyas se producen en los valles cálidos andinos.    Las mejores chirimoyas se producen en los valles cálidos andinos.

2) La guanábana

La guanábana (Annona muricata) es algo así como el familiar humilde de la chirimoya. Su presencia en nuestro país es similar a la de la chirimoya, aunque no tan apreciada. Curiosamente, el naturalista Juan de Arona hace una comparación entre ambas fines del XIX: “También de la familia de las anonas, aun cuando es la chirimoya lo que la caricatura al retrato, y lo que la parodia a la obra. Es una gran chirimoya agria, de piel lustrosa y fea hasta en su aspecto”. 

La guanábana puede llegar a medir más de 30 cm.    La guanábana puede llegar a medir más de 30 cm.

¿Qué las diferencia?

Aunque son de la misma familia, hay claras diferencias entre una y otra:

Tamaño:

Hay chirimoyas grandes como la una cabeza humana, y tan pequeñas como un melocotón. Las guanábanas, en cambio, suelen tener un tamaño entre mediano y grande. 

Cáscara:

Ambas tienen una cáscara verde, aunque la piel de la chirimoya suele ser lisa, incluso lustrosa, con algunas protuberancias escamosas; la guanábana en cambio, tiene una superficie espinosa y un verde más oscuro u opaco.

Pulpa:

La chirimoya tiene una pulpa carnosa, entre blanca y ligeramente crema, con pepas negras. Las mejores tienen muy pocas. La guanábana tiene una pulpa más fibrosa, de color crema y con más pepas que su prima.

Sabor:

La chirimoya tiene un sabor más dulce que ácido, difícil de definir; mientras que la guanábana es más ácida, pero puede llegar a ser muy dulce también.

El refresco o cremolada de guanábana es una delicia.    El refresco o cremolada de guanábana es una delicia.

Usos gastronómicos

La chirimoya es la protagonista de un postre legendario: la chirimoya alegre, que combina pulpa de chirimoya, con jugo de naranja, un chorrito de pisco —o licor de naranja— y canela. También se puede hacer un manjar blanco de chirimoya, o un merengado, así como helado. La guanábana, en cambio, es la reina entre las cremoladas, e ingrediente clave en el champús.

Sola es deliciosa, pero la chirimoya también se usa en repostería. ¿Has probado la chirimoya alegre?  Sola es deliciosa, pero la chirimoya también se usa en repostería. ¿Has probado la chirimoya alegre?
5 COCTELES CON CHAMPÁN
video Buenazo de la semana
PARA EL VERANO