¿Los huevos se deben lavar?

Muchas veces los huevos llegan con manchas de suciedad o restos de heces. Y uno se pregunta: ¿los debo lavar? Tal vez no es la mejor idea. Veamos.

buenazo

Durante mucho tiempo, se pensó que el huevo favorecía el desarrollo de colesterol dañino, y así se fue forjando una imagen negativa de este alimento, que es uno de los más consumidos en el mundo. Felizmente, la nutrición y los estudios sobre las grasastrans, saturadas, insaturadas— han desterrado esa negra leyenda, y hoy sabemos que el huevo es uno de los alimentos más saludables que hay. Pero aún hay muchas cosas que desconocemos sobre él. Y mucha gente se pregunta, por ejemplo, cómo se deben conservar, o si se deben lavar o no. Veamos.

Un alimento sensible

Pensemos un segundo cómo es un criadero de aves o un corral de gallinas ponedoras. No son precisamente salas quirúrgicas. ¡El mismo proceso de poner huevos no es tampoco muy higiénico que digamos! Y es entre dicho corral y el puesto donde los compras que este versátil y sabroso alimento se puede infectar con bacterias como la salmonela o el E. coli, causantes de miles de infecciones todos los años. Por eso es que hay que tener especial cuidado cuando vayamos a manipular huevos.

Los huevos son potenciales portadores de bacterias, por lo que hay que tomar las medidas de higiene adecuadas.    Los huevos son potenciales portadores de bacterias, por lo que hay que tomar las medidas de higiene adecuadas.

Entonces, ¿se lavan o no?

No es necesario. Pero veamos por qué y distingamos dos casos: el de los huevos de corral, es decir, de producción “artesanal”, y el de los huevos “industriales”:

1) Huevos de corral

Suelen venir de distinto tamaño, y a veces, con manchas de suciedad, paja, incluso restos de heces. Debes saber, sin embargo, que pese a que la cáscara es porosa cuenta con una película protectora natural que evita que cualquier agente infeccioso o dañino ingrese. Si uno lava el huevo para eliminar esos “defectos” antes de guardarlos en la refrigeradora, eliminará también su protección, y puede que tenga el efecto contrario: es decir, que el huevo quede desprotegido e ingresen microorganismos al interior del huevo.

Así que puedes lavarlos, pero mejor si es justo antes de usarlo, y mejor si no es con un chorro de agua, para evitar que salten las bacterias por todos lados. Hazlo con agua que le caiga suavemente o con un papel toalla humedecido con agua caliente. Ahora bien, si ves que los huevos están muy sucios al recibirlos, puedes guardarlos en un lugar bien aislado. O puedes limpiarlos, pero asegúrate de que no queden nada húmedos y consérvalos en un lugar totalmente hermético y protegido de otros agentes infecciosos que puedan contaminarlos.

Los huevos de corral no son homogéneos; algunos llegan sucios, pero son un excelente producto.   Los huevos de corral no son homogéneos; algunos llegan sucios, pero son un excelente producto.

2) Huevos de producción industrial

Estos suelen pasar previamente por un proceso de desinfección, y se les aplica, también, una capa protectora. Nuevamente, si los lavas, puedes debilitar la cáscara y conducir a los agentes patógenos hacia el interior de los huevos a través de su cáscara. Estos huevos, definitivamente, es mejor mantenerlos en su empaque —dentro de la refrigeradora— y no lavarlos, al menos hasta el momento en que los vayas a usar.

Esta máquina se encarga de limpiarlos y aplicar una película protectora.   Esta máquina se encarga de limpiarlos y aplicar una película protectora.

Pero entonces, ¿qué hacer?

- En la medida de lo posible, no laves los huevos. Consérvalos en un lugar limpio, fuera de contacto con otros alimentos, sobre todo aquellos que puedes consumir crudos (como frutas y verduras). Un recipiente cerrado (como un táper grande) puede ser incluso mejor que la puerta de la refri.

- Siempre casca el huevo en una superficie que no sea el mismo recipiente donde vas a incorporarlo, para evitar la contaminación cruzada.

- Antes de cocinarlo, vierte el contenido del huevo en un plato hondo para comprobar que no tenga ningún defecto. Verificas y luego lo incorporas a la preparación que deseas realizar.

- Limpia bien, con agua caliente y detergente, las superficies, los recipientes y los implementos que han tenido contacto con los huevos.

- Siempre cocina los huevos y evita las preparaciones con huevo crudo, como la mayonesa casera.

- Si son huevos de corral, busca un proveedor de confianza, y de ser posible, elige uno por uno los huevos que quieras para evitar aquellos con manchas de heces.

- Finalmente, nunca consumas un huevo que veas con la cáscara quebrada o rota. Y sigue estas recomendaciones para identificar si está fresco.

Evita la contaminación cruzada: cada vez que manipules huevos, asegúrate de mantener todo limpio y evitar el contacto con otros alimentos.   Evita la contaminación cruzada: cada vez que manipules huevos, asegúrate de mantener todo limpio y evitar el contacto con otros alimentos.

Si quieres saber más sobre las Buenas Prácticas de Manipulación de Alimentos (BPM), puedes revisar este manual del Mincetur. Y si te pareció útil esta nota, te recomendamos que veas estas otras:

3 churros buenazos
video Buenazo de la semana
y su origen...
LOS 10 MEJORES TURRONES DE DOÑA PEPA DEL PERÚ
video Buenazo de la semana
Toma nota