5 tips para reconocer una miel de abeja de verdad

¿Sabes cómo distinguir una miel de verdad de un producto adulterado? Aprende cómo hacerlo con estos 5 consejos.

buenazo
REDACCIÓN
Redacción Buenazo05 Nov 2020 | 19:34 h

Es común encontrar miel de abeja en distintas presentaciones: en frascos pequeños, medianos y grandes; de colores que van del marrón oscuro a un ámbar bien clarito y que proceden de distintos árboles o se ofrecen como multiflorales. Pero, ¿cómo saber si lo que compramos es realmente miel de abeja? A continuación una breve guía para identificar los tipos de mieles que puede encontrar y cómo reconocer una auténtica.

No hay dos mieles iguales

Antes de empezar, debes tener en cuenta que la miel es como la marca dulce de cada territorio. En la costa norte, por ejemplo, uno podrá encontrar miel de floración de algarrobo o de sapote, propia de los bosques secos que hay entre Piura y Lambayeque. Mientras que en la selva central podremos encontrar otro tipo de miel, con bastante presencia de frutos propios de la zona: naranja, maracuyá, granadilla. Y en la sierra: eucalipto o durazno. Las multiflorales, como su nombre lo indica, son las que se obtienen de distintas variedades de flores y tienen, por ello, aromas más complejos. Estas variaciones en sabor y olor, entonces, no son indicadores de adulteración, solo reflejan la particularidad de cada lugar de producción.

¿Y los colores significan algo?

Sí, nos dicen de qué planta es la miel y cuáles son sus propiedades. Las mieles más oscuras, como la de la palta, por ejemplo, aportan más calcio y hierro, mientras que las mieles más claras contienen más vitamina A y E.  

El color de la miel depende de la floración de la que proviene y nos indica cuáles son sus propiedades.<br>   El color de la miel depende de la floración de la que proviene y nos indica cuáles son sus propiedades.

Entonces, ¿cómo identificar una miel de calidad?

Lamentablemente, a simple vista, ni siquiera un productor podría diferenciar una miel de verdad de una falsa. El Registro Sanitario tampoco garantiza nada; solo certifica que el contenido del frasco que nos venden es inocuo. Por eso, consultamos con Felipa Loayza Tam, productora de miel del Fundo Guadalupe (Monobamba, Junín), quien nos dio los siguientes consejos para que no nos engañen:

1) Estate atento al degustar: la miel verdadera genera un ligero picor o ligero raspón en la garganta, y a veces, incluso, obliga a toser.
2) Compra, de preferencia, miel cristalizada, ya que la miel verdadera siempre cristaliza (mira cómo luce este tipo de miel en una de las fotos que se muestran más abajo).
3) Si ya estás en casa, haz la prueba con un té bien oscuro y caliente. Al echarle una cucharadita de miel, la infusión debería cambiar de color hacia una tonalidad blanquecina, medio turbia, si es que la miel es verídica.
4) Otra opción, aplica la prueba del agua: toma una cucharada de miel en un tazón y agrégale un poco de agua tibia. La miel falsa se diluirá, mientras que la miel de abeja pronto tomará la forma de los panales: hexágonos. Mira con atención.
5) Y, por último, trata siempre de comprarle a personas de confianza, que garanticen el origen de la miel que vas a adquirir.

¿Qué presentaciones puedes encontrar?

Como ya hemos dicho, en el mercado es posible hallar miel de distinta floración, pero también en distintas presentaciones. Está, en primer lugar, la miel líquida, que es la forma en que sale del panal luego de que se filtra.

Miel líquida junto a un pedazo de panal y polen.   Miel líquida junto a un pedazo de panal y polen.

Y también está la miel cristalizada, que es lo que le sucede a la miel cuando se enfría, lo que la hace a veces difícil de consumir... Pero recuerda que si una miel se cristaliza lo único que necesitas hacer es darle un baño María o llevarla al microondas hasta que disuelva. Y listo.

Miel cristalizada. Sucede por el frío y es una señal de una buena miel.   Miel cristalizada. Sucede por el frío y es una señal de una buena miel.

Finalmente, está la miel batida o cremada, que no es otra cosa que la miel ya cristalizada que ha sido batida hasta formar una suerte de crema, con una textura muy agradable.

Miel batida. Este tratamiento le da una textura muy agradanble a la miel.   Miel batida. Este tratamiento le da una textura muy agradanble a la miel.

Ese pequeño insecto que sostiene el mundo

La miel de abeja es un producto que se encuentra en todo el mundo. Recuerda que estos insectos son los responsables de la polinización, un proceso clave para los ecosistemas de todo el planeta (realmente sin abejas la vida sería insostenible). Por eso, la apicultura está estrechamente ligada a la agricultura, y por lo tanto, a las distintas variedades vegetales que hay en cada región. Es un equilibrio frágil que depende de un pequeño insecto.

Apis mellifera: la responsable del equilibrio del mundo.    Apis mellifera: la responsable del equilibrio del mundo.

Apis mellifera vs. melipona

Ahora bien, casi toda la producción peruana de miel proviene de la Apis mellifera, una variedad de abeja que ingresó a nuestro país hace mucho tiempo, y que se ha ido adaptando a las distintas regiones, a través de posteriores cruces. Hay también variedades nativas, pero su producción es muy reducida y no es muy rentable comercialmente: son las llamadas variedades meliponas, que son abejas sin aguijón que producen una miel muy líquida y con bajo dulzor.

La apicultura muchas veces es una actividad alterna a la agricultura. Hay empresas que alquilan panales para polinizar.   La apicultura muchas veces es una actividad alterna a la agricultura. Hay empresas que alquilan panales para polinizar.

Esperamos que estos consejos te sirvan para escoger buena miel en tu siguiente compra. Ten en cuenta, eso sí, que debido a que es alta en azúcares, debes consumirla con moderación. Busca productores certificados y evita aquellos productos cuyo origen desconoces. Como en todo.

Así luce panal de abeja lleno de miel. El consumo de miel debe hacerse con moderación, y sabiendo el origen, para garantizar que sea de calidad.<br><br>   Así luce panal de abeja lleno de miel. El consumo de miel debe hacerse con moderación, y sabiendo el origen, para garantizar que sea de calidad.

Video recomendado