5 razones para tener ollas y sartenes de hierro fundido

Más que una moda, las sartenes y ollas de hierro fundido vuelven a ocupar protagonismo en cocina. Estas cinco razones bastan para preferirlas sobre las demás.

buenazo

Todo cocinero que se respete sabe que las sartenes y ollas de hierro fundido son el non plus ultra de los implementos de cocina. Son compañeras eternas, que requieren mínimo cuidado, sirven para hacer prácticamente todo y además son hermosas y embellecen todo lo que se cocina en ellas. Pero, ¿son realmente mejores que las de teflón o de acero inoxidable? ¿Son funcionales en una cocina moderna? ¿Las puedes meter al horno? Veamos cuáles son sus ventajas.

1. Son "eternas"

Realmente lo son. Si las tienen, formarán parte de tu familia y del capital que heredarán tus descendientes (no es broma). Fueron fabricadas para resistir temperaturas extremas y jamas se van a deformar o quebrar. Muchas de ellas están hechas de una sola pieza, por lo que no tienen por dónde debilitarse. Así de duraderas son, por eso, vale la pena pagar lo que cuestan.

Realmente son eternas, así que son una excelente inversión.    Realmente son eternas, así que son una excelente inversión.

2. Son antiadherentes y a la vez resistentes

No se les pega nada y no se rayan, así que puedes usar espátulas de metal, a diferencia de las de teflón, que requieren de muchos cuidados. Eso sí, solo debes conservar su capa protectora —una película de grasa con la que suelen venir— evitando usar jabón al lavarlas.

Huevos fritos perfectos, nunca se pegarán si mantienes tu sartén bien curada.   Huevos fritos perfectos, nunca se pegarán si mantienes tu sartén bien curada.

3. Requieren poco mantenimiento

Hay algunas reglas de oro para el cuidado del hierro fundido: Básicamente, como ya dijimos, nunca lavar con jabón (para no arruinar su capa protectora) y limpiarlas solo con agua caliente y papel toalla en cuanto se enfríen. Incluso si, por falta de uso, terminan oxidadas o "malaspectosas", siempre las podrás rescatar con una esponja, agua, aceite y fuego. Esponja para remover los restos, agua para enguagarla, y aceite y fuego para curarla una vez limpia y formar una nueva capa protectora. El resto es usarla y usarla siempre.

Las esmaltadas, en cambio, no requieren curarse y tampoco se van a oxidar. Solo hay que cuidar de que no se quemen o caigan, porque pueden perder su capa de esmalte, esa porcelana que las cubre y las hace tan hermosas.

Hay quienes usan sal gruesa y cepillos para ayudar a su limpieza, pero basta agua caliente y papel toalla.    Hay quienes usan sal gruesa y cepillos para ayudar a su limpieza, pero basta agua caliente y papel toalla.

4. Mantienen la temperatura

Más que un gran conductor de temperatura, el hierro fundido retiene la temperatura, lo que lo hace ideal para cocciones largas pues permite cocinar mejor y con menos energía. Eso sí, hay que tener cuidado de no coger las ollas y sartenes con las manos desprotegidas, ya que la quemadura puede ser memorable. 

Conservan muy bien la temperatura, por lo que son ideales para guisos.   Conservan muy bien la temperatura, por lo que son ideales para guisos.

5. Son multiusos

Con estas sartenes y ollas puedes hacer prácticamente todo, desde freír tocino o unas hamburguesas, hasta un crocante tacu tacu; un pollo doradito a la parrilla o directo en las brasas; paellas e incluso, panes y pizzas al horno. Si algo no se puede hacer quizás sea el saltado, ya que pesa demasiado como para ejecutar esa técnica con comodidad. En las de hierro fundido crudo es preferible no cocinar platos ácidos, como salsa de tomate, porque la acidez es enemiga de su capa de grasa; mientras que en las esmaltadas esto no es problema.

Se puede cocinar directamente sobre el fuego de la leña o brasa.    Se puede cocinar directamente sobre el fuego de la leña o brasa.

¿Algún contra a tener en cuenta?

Su calentamiento puede demorar algunos minutos por lo que no son tan prácticas si estás apurado. Además, debes manipularlas con mucho cuidado pues son bastante pesadas y, si se te caen, además de quemaduras, podrían dañar alguna superficie, como el vidrio de las cocinas eléctricas. Finalmente, pueden ser más caras que las ollas comunes, pero definitivamente pasan la prueba del costo/beneficio.

Así que, si tienes la oportunidad de comprar una olla o sartén de hierro, o te la ofrecen de regalo, incluso si la ves abandonada, oxidada y mugrienta; no dudes que revivirá fácilmente y te dará mucha felicidad en la cocina. Palabra de cocinero. 

Servir en mesa con la sartén u olla da otra impresión. Se ven hermosas. Servir en mesa con la sartén u olla da otra impresión. Se ven hermosas.
¿CÓMO HACER PANQUEQUES DELICIOSOS?
video Buenazo de la semana
5 CONSEJOS FÁCILES
¿CÓMO LIMPIAR UNA OLLA QUEMADA?
video Buenazo de la semana
Recupera las ollas que pensabas desechar.