¿Cómo eliminar los malos olores y sabores del vaso de la licuadora?

Evita el sabor a ají y el olor a ajo. Toma nota de estos trucos para que tu licuadora no conserve sabores u olores no deseados... ni reproduzca bacterias.

buenazo

La licuadora es un aparato fundamental en la cocina moderna, tan importante que muchas veces la usamos varias veces al día: para hacer los jugos del desayuno, para preparar un aderezo o una salsa en el almuerzo o para una crema de verduras en la noche, postres y más. Y si bien lo más recomendado es usar vasos diferentes para dulces y salados —para no transmitir sabores u olores entre preparaciones—, no siempre contamos con más de uno en casa. Así que, como no hay nada peor que tomar un juguito de frutas picante o con olor a ajos, te damos aquí algunos tips para mantener tu licuadora impoluta.

El truco para eliminar olor a ajo

En caso la licuadora tenga un mal olor o huela a algo que has licuado —ajo por ejemplo— la solución es muy simple. Solo necesitas dos ingredientes: bicarbonato de sodio y vinagre blanco. ¿Cómo proceder? Fácil: agrega agua tibia hasta la mitad del vaso, un par de cucharadas de bicarbonato y una de vinagre. Mezcla bien y luego prende la licuadora en su función más baja, con la tapa superior sin su accesorio —la tapita—, para evitar que se genere presión y salpique todo. Deja que se licúe unos segundos, y ya. Procede a enjuagar, y listo. 

El bicarbonato y el vinagre trabajan de maravilla.    El bicarbonato y el vinagre trabajan de maravilla.

El truco para eliminar el picor

Si licuaste ají sigue este truco bastante sencillo: coloca agua tibia hasta cubrir 1/5 del vaso, agrega un buen chorro de zumo limón (un par delimones bien exprimidos) y unas 20 gotas de lejía. Deja la mezcla en el vaso por 10 minutos y luego enciende el motor por 30 segundos. Después enjuaga bien con lavajillas y deja secar bien cada pieza. Algunas personas colocan los dos limones enteros pero sin pepas. Puedes hacerlo también. Finalmente, si deseas, puedes aplicar también el lavado con bicaronato y vinagre, y la licuadora quedará como nueva.

El lavado básico

Es tipo de lavado diario que te recomendamos luego de cualquier preparación. Puede hacerse agua tibia o caliente, y el lavavajillas que tienes a mano. Es más fácil si usas agua tibia o caliente porque así los restos de productos pegados a las piezas se desprenderán más rápido.

El lavado profundo

La mayoría de licuadoras constan de varias piezas: la base con el motor (que solo se limpia con un paño húmedo) y el vaso, que incluye la tapa (con su tapita: suele tener una medida de dos onzas), y la base, que incluye la tapa inferior, las cuchillas y un jebe. Para una limpieza profunda, tienes que lavar cada pieza por separado. Esto es algo que casi todos sabemos, pero que muchas veces no ponemos en práctica por flojera. Por ello, lo recomendable es hacerlo al menos una vez a la semana. Asegúrate de limpiar a conciencia la rosca de contacto de la tapa inferior y del vaso, sí como el jebe, que puede desarrollar moho por la humedad, y con ello, malos olores.

Ten en cuenta que el vaso no es una sola pieza, son tres: tapa, cuchilla y jebe.   Ten en cuenta que el vaso no es una sola pieza, son tres: tapa, cuchilla y jebe.

Si percibes que las cuchillas tienen óxido o el jebe tiene manchas, sumerge las piezas en una solución de agua, bicarbonato y vinagre durante 30 minutos, en las mismas proporciones anteriores: dos tazas de agua tibia, dos cucharadas de bicarbonato y una de vinagre. Luego, con un cepillo procede a limpiar las piezas. Puedes aplicar bicarbonato directamente sobre las partes manchadas o con mal olor. Verás que actúa de maravilla.

No olvides lavar también la tapa, pues siempre salpica algo de lo licuado.    No olvides lavar también la tapa, pues siempre salpica algo de lo licuado.

Recomendaciones finales

  • Recuerda siempre lavar el vaso inmediatamente después de usar la licuadora, así evitarás que los restos de lo que acabas de licuar se solidifique y se pegue al vaso, tapa y cuchillas. 
  • Puedes licuar las mezcla de agua, bicarbonato y vinagre inmediatamente después de haber licuado algo de olor intenso.
  • No montes todas las piezas de la licuadora hasta que estén bien secas, así evitarás que desarrollen malos olores. 
  • Realiza toda la limpieza con la maquina desenchufada. 
No olvides secar bien todas las partes de la licuadora.   No olvides secar bien todas las partes de la licuadora.

De esta forma, tu licuadora no desarrollará malos olores, se mantendrá limpia y te durará más tiempo. Y si te gustó esta nota, te recomendamos estas otras:

¿CÓMO HACER PANQUEQUES DELICIOSOS?
video Buenazo de la semana
5 CONSEJOS FÁCILES
¿CÓMO LIMPIAR UNA OLLA QUEMADA?
video Buenazo de la semana
Recupera las ollas que pensabas desechar.