Sandía: ¿cómo escoger la mejor?

El verano es temporada de sandía; una fruta fresca, sabrosa y saludable. Sigue estos consejos para escoger las mejores.

buenazo

La sandía (Citrullus lanatus) es una de las frutas favoritas en esta temporada, por su frescura y sabor único. En el desayuno, al medio día o en la tarde; en forma de jugo, en ensalada, en un coctel o en simples trozos, no hay mal momento para un corte de esta delicia tropical, de la misma familia —cucurbitáceas— del melón y el pepino. Todos quieren sandía…

Esta fruta es ideal en esta época porque aporta mucha agua y frescura. Además, es rica en vitaminas C, Ay E. También es rica en licopeno, un flavonoide con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Su fibra, además contribuye a reducir las grasas y el colesterol malo y los triglicéridos. Recientemente se ha encontrado que contiene citrulina, un aminoácido activa los vasos sanguíneos que irrigan el órgano sexual masculino, por lo que se considera que tienen efectos afrodisiacos.

Pero, una vez en el mercado, ¿sabes cómo identificar una buena sandía? ¿Hay algo en su aspecto que nos diga que está buena o tienen algún defecto? ¿Es más rica la de pulpa roja que la amarilla o la anaranjada? ¿Cómo saber si tiene bichito?

Tres variedades: roja y naranja arriba, y amarilla abajo. Todas pueden ser dulces   Tres variedades: roja y naranja arriba, y amarilla abajo. Todas pueden ser dulces

¿Cómo escoger la mejor?

Hablamos con un experto: Francisco Ojeda, productor de sandía en el valle de Asia, al sur de Lima, quien vende sus productos en la Agroferias Campesinas, y conoce como nadie las características de esta deliciosa fruta. Su cultivo es natural, en el sentido de que la sandía en su chacra crece de forma casi silvestre y tiene un cuidado especial, casi personalizado.

Como cualquier otro agricultor con los productos de su tierra, Francisco sabe a simple vista qué tan buena una sandía. Las conoce de toda la vida. Si les ha faltado sol o si le ha faltado agua; si tiene mosca o ya se pasó de madura. Pero un consumidor promedio desconoce todos los secretos del cultivo de esta fruta —de cualquiera, en realidad—. Por eso, Francisco responde las siguientes preguntas para que siempre elijamos la mejor.

Francisco Ojeda es un productor de sandías que nos revela sus secretos.   Francisco Ojeda es un productor de sandías que nos revela sus secretos.

1. ¿Cómo debe sonar?

“A los conocedores solo les basta mirar la fruta para saber si está buena; otros la palpan o la golpean para ver cono resuena. Una buena sandía debe sonar como una cuerda templada al palparla en el lomo. Si no resuena o vibra, aún le falta. Obviamente esto es algo que se aprende solo con la experiencia. Así que la próxima vez que estén en un puesto de sandías, hagan la prueba y golpeen suavemente las sandías con la palma o con los nudillos, y verán la diferencia entre unas y otras. Una buena sandía debe vibrar. Además, al cortarla, se quiebra solita y se abre muy fácil al paso del cuchillo”.

3. ¿Cómo debe ser su cáscara?

“El peor enemigo de la sandía es la mosca de la fruta, como con muchas otras frutas. Este bichito es bien difícil de erradicar, y deja unos huequitos en la corteza. Puede estar seco o fresco, pero una sandía con esa marca no está buena. Tampoco las que tienen como una marca marrón en la corteza, que al tocarla sede fácilmente; esas claramente están malogradas. Finalmente, también hay que evitar aquellas que tienen como un enmarañado seco en alguna sección de la corteza, como si se hubiera secado la piel”. La guía, que es el extremo que las une a la planta, debe estar seca. La guía, que es el extremo (como tallo) que las une a la planta, debe estar seca.

La guía, que es el extremo que las une a la planta, debe estar seca.   La guía, que es el extremo que las une a la planta, debe estar seca.

3. ¿Es mejor redonda o alargada?

Francisco nos dice que la forma no importa, ni el tamaño ni el color exterior. Hay de todo: "Hay sandías pequeñas, redondas como una pelota o alargadas y gigantes, de color verde vivo o crema. La sandía amarilla es pequeña y cremita (por fuera) con toques verdes; la sandía naranja es más cremita por fuera, y la sandía roja es verde por fuera con manchas amarillas". Ni el color ni la forma son determinantes para anticipar el sabor todo depende de las semillas empleadas y de cómo se han cultivado. "Eso sí—nos dice—, todas mis sandías son dulces porque les cae mucho sol. Yo he llegado a cosechar una sandía de 32 kilos, que tuve que cortar en rodajas porque nadie la quería comprar por su tamaño y precio".

4. ¿Qué variedad es las más dulce? 

"Todos las sandías son dulces, pero al final todos depende de las semillas con las que trabaje cada agricultor. Por eso siempre es bueno conocer a quien produce. Muchos agricultores usan pesticidas cada tantos días e incluso antes de cosechar. Su trabajo es muy sencillo. Esas sandías, cargadas de químicos dañinos, las encuentras a precios muy bajos y son ricas, seguro. Por eso los cultivos ecológicos o amigables con el medio ambiente son más costosos. Porque nosotros no usamos pesticidas nunca, y tenemos que trabajar más para cuidarlas. Tratamos nuestras sandías como hijas”.  

Variedad de sandía naranja en las Agroferias Campesinas.     Variedad de sandía naranja en las Agroferias Campesinas.

5. ¿Es mejor comprarla ya cortada?

“Mientras está entera, puede durar varios días, una semana o más. Pero una vez cortada, la sandía es como un plato de comida. No va a durar más de un día si ya se abrió. Por eso, no es muy recomendable comprar una sandía cortada, porque no sabemos hace cuánto se cortó. A menos que la corten en frente tuyo, y ya sabes que tiene uno o dos días para consumirla. Seguro hay quienes las refrigeran y duran más, pero dentro de las primeras 24 horas estará óptima”; luego, su textura cambiará y perderá su sabor ideal.

La forma y el color no importan mucho: todas las sandías que han sido cultivadas adecuadamente son dulces. La forma y el color no importan mucho: todas las sandías que han sido cultivadas adecuadamente son dulces.
5 COCTELES CON CHAMPÁN
video Buenazo de la semana
PARA EL VERANO