3 tips para reconocer un pollo malogrado

La carne de pollo es la más consumidas por los peruanos, pero, ¿sabes cómo reconocer si el pollo ya se echó a perder?

buenazo
REDACTOR
Redacción Buenazo
04 Jun 2021 | 13:08 h

Nutritivo, económicamente accesible, versátil y sabroso. Esas son las propiedades más importantes para escoger la carne de pollo por encima de otras opciones. Y es que el peruano ama el pollo, al punto que anualmente consume 600 millones de estas aves, que le sirven de insumo para sus recetas preferidas. Pero pocos saben cómo reconocer si el pollo que van a comprar está en buen estado. ¿Tendrá al que ver el color? ¿El sabor? ¿Su textura? Veamos.

Fecha de vencimiento

Si lo compras en el supermercado o en una avícola, los pollos o las presas muchas veces vienen envasadas y con fecha de vencimiento. Siempre que hayan mantenido la cadena de frío, esa fecha es válida y garantía de frescura. Pero si compras tu pollo en un puesto de mercado, debe pasar las pruebas sensoriales.

Los pollos de avícolas o supermercados tienen fecha de vencimiento.   Los pollos de avícolas o supermercados tienen fecha de vencimiento.

1) Ver

Es lo primero que hacemos: miramos esa pechuga o pollo entero, para decidir si lo vamos a llevar. Fíjate en el color de la carne. La carne debe ser de color uniforme, ligeramente rosa o amarillento (por su alimentación a base de maíz). Fíjate que no tenga manchas grisáceas o verdosas, y tampoco exceso de sangre.

Pollo manchado y sangriento es una señal de que el pollo está malogrado.   Pollo manchado y sangriento es una señal de que el pollo está malogrado.

2) Oler

Un pollo fresco no tiene mal olor. Tiene un olor característico, pero no es desagradable. Por el contrario, un pollo “pasado” o en mal estado desprende un olor fuerte y desagradable, como el de los huevos podridos; rancio o a amoniaco. Confía en tu olfato: si huele mal, no lo compres ni consumas.

El mal olor es característico de un pollo en mal estado.   El mal olor es característico de un pollo en mal estado.

3) Tocar

La carne de pollo fresca tiene una textura firme, mientras que, en el pollo en mal estado, el pellejo se desprende fácilmente, y la carne tiene una textura viscosa, con exceso de “baba”, o se siente pegajosa o muy blanda.

Sentir el pollo con las manos también sirve para identificar si está fresco o pasado.   Sentir el pollo con las manos también sirve para identificar si está fresco o pasado.

Recuerda que el pollo tiene que cocinarse completamente, y que es mejor no lavarlo, para evitar la contaminación cruzada. No olvides, además, lavarte bien las manos, antes y después de manipular pollo, al igual que todos los implementos que uses durante su preparación: cuchillos, tablas, recipientes. En esta nota, tratamos ese tema en detalle.

Si te gustó esta nota, no dejes de leer estas otras:

¿ES NECESARIO LAVAR LOS CHAMPIÑONES?
video Buenazo de la semana
Aprende a limpiarlos antes de consumirlos.