¿El aceite de coco es tan bueno como dicen? Aquí la respuesta

El aceite de coco se convirtió en tendencia entre los defensores de la comida saludable. Pero, ¿es realmente bueno para la salud?

buenazo

En los últimos años, el aceite de coco se convirtió en uno de los productos más exitosos en los mercados de productos saludables. Los negocios de comida sana lo incorporaron en sus recetas como una panacea, que no solo era buena para la salud cardiovascular, sino también para la piel. Sin embargo, estudios recientes han encontrado que se trata de un producto con alto contenido de grasas saturadas. Sí, esas que debes evitar consumir. 

¿Qué son las grasas saturadas?

Según la FDA, el departamento que regula los alimentos y medicamentos de los Estados Unidos, las grasas saturadas se encuentran “en mayores proporciones en los productos de origen animal, y por lo general, se solidifica a temperatura ambiente”. Piensa, por ejemplo, en la grasa de la carne que resulta de una parrillada o en la mantequilla.

El problema es que nuestro cuerpo produce toda la grasa saturada que necesita, por eso no es necesario consumir más. Sin embargo, como todas las grasas, las grasas saturadas proporcionan calorías —energía— para el cuerpo; ayudan a absorber determinadas vitaminas y ayudan a realizar muchos procesos corporales.

El tocino tiene alto contenido de grasas saturadas; por eso hay que consumirlo moderadamente.   El tocino tiene alto contenido de grasas saturadas; por eso hay que consumirlo moderadamente.

Colesterol bueno y malo

A pesar de que los defensores del aceite de coco señalan que contiene grasas beneficiosas para la salud, que elevan el colesterol bueno, la verdad es que se ha demostrado que este producto contiene muchas grasas saturadas (50% más que la mantequilla). Es decir, elevan el colesterol bueno pero también malo, y en ese sentido, aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas. 

El aceite de coco es una de las pocas fuentes de grasas saturadas de origen vegetal.   El aceite de coco es una de las pocas fuentes de grasas saturadas de origen vegetal.

Recomendaciones

La FDA recomienda no superar el consumo de grasas saturadas, que es de 20 gramos diarios, tomando como referencia una dieta de 2000 calorías por día. Además, en vez de usar aceite de coco, es mejor usar otro aceite vegetal, como el aceite de oliva. La FDA también recomienda reducir el consumo de carnes rojas, así como lácteos (mejor leche descremada que entera), y muy especialmente, la comida ultra procesada.

Revisa siempre la información nutricional de los etiquetados y evita los que tienen alto contenido de grasas saturadas.   Revisa siempre la información nutricional de los etiquetados y evita los que tienen alto contenido de grasas saturadas.

Si quieres saber más sobre grasas saturadas, puedes ver este artículo. En este otro abordamos las grasas trans, y en este, la ley de alimentación saludable.

Si te gustó esta nota, te recomendamos estas otras:

¿CÓMO HACER PANQUEQUES DELICIOSOS?
video Buenazo de la semana
5 CONSEJOS FÁCILES
¿CÓMO LIMPIAR UNA OLLA QUEMADA?
video Buenazo de la semana
Recupera las ollas que pensabas desechar.