¿Cómo guardar los restos de la cena navideña?

Sigue estos prácticos consejos para refrigerar, congelar y recalentar de forma segura los restos de la cena navideña, para que repitas tu pavito como mejor prefieras.

buenazo
REDACCIÓN
Redacción Buenazo22 Dic 2020 | 16:32 h

Pocas comidas tienen una vida tan prolongada como la cena navideña. La costumbre de hornear un pavo entero –aunque los comensales sean pocos– nos deja siempre con varios tapers que llenar. Pero, ¿sabes cómo debes guardarlos para evitar problemas de salud posteriores?

El manejo correcto de la carne, especialmente si es de un ave, es crucial para evitar las contaminaciones cruzadas o que se desarrollen microorganismos dañinos para la salud. Pero así como es importante el cuidado previo (en esta nota te explicamos cómo descongelar correctamente el pavo), también lo es el posterior, es decir, lo que haremos con el pavo y el resto de comida después de la cena. Mmmmm… el sanguchito del desayuno; el aguadito para cuando el cuerpo lo pida. Hay que tomar algunas medidas para que estas fantasías se concreten.

El enfriado necesario

A ver, la cena acabó. Hay algunos platos que aún están tibios o calientes (purés, carnes, arroces, ensaladas). Antes de guardar la comida en la refri es necesario que se enfríe –a temperatura ambiente–, pero nunca por más de dos horas. Pasado ese tiempo, pueden empezar a desarrollarse bacterias que luego traerán desagradables, e incluso, graves consecuencias.

El pavo y la demás comida no puede quedarse sin refrigerar por más de dos horas.    El pavo y la demás comida no puede quedarse sin refrigerar por más de dos horas.

No es que la comida se malogre si se guarda caliente, pero sí puede afectar el funcionamiento del refrigerador, así como a los demás alimentos que están en su interior (un plato caliente eleva la temperatura y hace trabajar más a la refri). Ahora, para guadar tienes dos opciones: en la refrigeradora o en la congeladora.

Lo que dejarás para mañana

Lo que vayas a guardar en la refri debes consumirlo en los próximos dos o tres días (siempre confía en tu nariz: si hueles rancio, descarta). Obviamente, la comida fresca, como la ensalada, puede durar un poco más si no está aliñada. Respecto del resto de la comida: si es poco, puedes guardarlo en un solo recipiente, pero si es mucho, es mejor usar dos o más recipientes pequeños o medianos antes que uno solo grande. De esta forma, podrás racionar su consumo, y además, es mejor que se malogre uno con la mitad de la comida, que uno con toda. El juguito, por cierto, va separado.

Cualquier comida que guardes en el refrigerador deberás consumirla antes de los 4 días.   Cualquier comida que guardes en el refrigerador deberás consumirla antes de los 4 días.

Lo que guardarás para mayo

En la congeladora podrás guardar las sobras por más tiempo: de dos a seis meses. Es mejor hacerlo en porciones pequeñas, así podrás consumirlas de acuerdo a tus necesidades, y no tendrás que descongelar todo a la vez. Eso sí, una vez que los vayas a descongelar, es mejor que lo consumas ese mismo día, y bajo ninguna circunstancia vuelvas a congelar aquello que has descongelado.

Una comida bien congelada puede durar meses. Se recomienda colocarles una fecha para saber cuándo ingresó.    Una comida bien congelada puede durar meses. Se recomienda colocarles una fecha para saber cuándo ingresó.

El descongelado

La mejor forma de descongelar es en la refrigeradora, en un recipiente cerrado y en la parte de abajo, cuidando que la comida no entre en contacto con alimentos frescos. Toma tiempo, pero es la forma más segura, ya que garantiza la cadena de frío. Bajo ninguna circunstancia descongeles a temperatura ambiente, y menos en esta temporada cálida. Si vas a hacerlo en el microondas, sigue las instrucciones del productor.

Para descongelar en el microondas, sigue siempre las indicaciones del manual y asegúrate que todo esté bien caliente.    Para descongelar en el microondas, sigue siempre las indicaciones del manual y asegúrate que todo esté bien caliente.

El "recalentao"

El pavo se puede comer frío o caliente. Si lo vas a comer frío, hazlo dentro de la hora de haberlo sacado de la refri. Si lo vas a recalentar, debes comprobar que la comida esté bien caliente antes de comerla. Recuerda: a las bacterias no les gustan las temperaturas extremas. Sea que lo hornees o calientes en olla, lo mejor es usar un termómetro, para verificar que el interior de la comida alcanzó los 165°C. De esta forma, si hubiera alguna bacteria, el calor podrá eliminarla. Ten especial cuidado cuando lo hagas en el microondas, ya que a veces no calienta parejo. Ah, y nuevamente: confía en tu olfato. Si hueles algo rancio o deteriorado, descártalo.

El aguadito de pavo es un clásico del reciclaje culinario.    El aguadito de pavo es un clásico del reciclaje culinario.

Ahora sí, a disfrutar de nuevo ese pavo.

Si te interesó esta nota, quizás te interese también estas otras: