Historia del café peruano

En el día del café peruano, te invitamos a dar un repaso por su historia.

buenazo
REDACTOR
María Reyes
28 Ago 2020 | 9:48 h

La historia del café peruano comienza en el Virreinato con la introducción del grano, cuyo consumo empezaba a propagarse en Europa. No hay documentación sobre la llegada puntual del café al Perú, pero se sabe que fueron los misioneros franciscanos y jesuitas los responsables de difundirlo en ciertas zonas de la selva central como Huánuco y Pasco. El café que se empezó a producir en la selva central no solo era abundante, sino también de buena calidad, como fue confirmado tras la Expedición Botánica al Virreinato del Perú (1777) liderada por el naturalista Hipólito Ruiz López. Por otro lado, hacia 1751, el jesuita, misionero y geógrafo Carlos Hirschko ralató que la zona sur del Perú era también apta para el cultivo del café, por lo que se puede deducir que este comenzaba a ser cultivado también en esa región. En el siglo XIX el café de Carabaya (al sur) gozaba ya de amplio reconocimiento, como ha quedado documentado en el libro Travels in Perú de Clements Markham y en la novella Aves sin Nido de Clorinda Matto. Parece ser que este café es el precursor del afamado grano de la provincia de Sandia, ya que hasta el 5 de febrero del año 1875 estas dos provincias formaban una sola.

Hacia finales del siglo XIX las plantaciones de café ya estaban consolidadas en las regiones cálidas de Junín, Pasco, Moyobamba, Jaén, Puno, Huánuco y Cusco. Las provincias cafeteras por lo general estaban alejadas de grandes ciudades, por lo que tenían dificultad para comercializar el grano, pero con las nuevas carreteras y el crecimiento de las exportaciones a Europa, el café se convirtió en una valiosa mercancía y con ello en un importante motor de desarrollo. En 1918 la creación de la carretera de Tarma a La Merced, y posteriormente la carretera de Satipo a La Concepción, facilitó el comercio entre la selva central, y la costa y la sierra. Desde 1930 hasta 1960 Chanchamayo se consolidó como una zona cafetalera con tecnología y manejo de cultivos que le permitían manejar volúmenes de café de muy buena calidad. Esto les aseguraba precios interesantes en el mercado. Con la Reforma Agraria en el año 1969, las grandes haciendas se dividieron en pequeñas parcelas y dieron inicio a los minifundios o pequeñas parcelas de cultivo, y así una nueva era de la agricultura en el Perú.

El impacto de la producción cafetalera

Actualmente, 425 mil hectáreas se dedican al cultivo del café en el Perú, en 338 distritos rurales, 68 provincias y 17 regiones. Estas se ubican mayormente en la ceja de selva, en zonas que van desde los 500 hasta los 2000 m.s.n.m. Alrededor de 223 mil familias de pequeños productores se dedican al cultivo del grano en estas zonas, según datos de la Junta Nacional del Café.

Organización actual del sector cafetero

Los pequeños productores peruanos generalmente están organizados en cooperativas, asociaciones y comités. Estos agrupan a los cafetaleros en sus respectivas zonas geográficas y tienen como misión difundir, comercializar y exportar la producción de café de sus socios. De esta manera logran vender mayores volúmenes de café y a mejores precios. Muchas de estas organizaciones cuentan con certificaciones especiales que garantizan la calidad de lo producido, lo que les permite vender a precios por encima del promedio en el mercado internacional.

Actualmente, los principales actores del sector (productores, comercializadores, exportadores, entidades estatales, agremiaciones, ONG, etc.) se encuentran trabajando en la elaboración de un Plan Nacional del Café, con el que se busca establecer medidas concretas para atender los siguientes puntos: producción sostenible y de calidad, control de plagas (como la roya amarilla), multiplicación de servicios financieros, desarrollo de zonas cafetaleras, y mejoras de la institucionalidad y comunicación en el sector.

El consumo del café en el Perú

Se calcula que en el Perú se consumen alrededor de 750 gramos anuales de café por persona, según cifras de la Junta Nacional de Café. Esta institución indica que el consumo interno ha registrado un pequeño incremento en relación a años anteriores debido a la creciente presencia de turistas internacionales en el país. No obstante, el Perú se sitúa aún muy por debajo del consumo promedio de algunos vecinos como Colombia, donde el consumo es de alrededor de 2.9 kilos anuales por persona, mientras que en Brasil esa cifra alcanza los 5.5 kilo.

Conoce más:

La milenaria historia del café: de África para el mundo.
Variedades de café.
Cómo es el proceso de producción del café.
Tipos de cafeteras.
Cómo reconocer un buen café.
Técnicas para moler café en casa.

¿CUÁL ES EL MEJOR LIMÓN PARA EL CEVICHE?
video Buenazo de la semana
Aprende a diferenciarlos.